Estas son las razones por las que es tan difícil tener pareja. / Foto: Conquer Series

Elegir a la persona indicada con quien compartir tus días cada vez es más complicado. En este especial hablaremos de por qué es tan difícil tener pareja.

Tener una relación se ha convertido en una tarea complicada. Cuando comienzas a salir con una persona, las cosas a veces no resultan tan sencillas como creías. Existen diversos factores que pueden influir en que una relación amorosa tenga éxito o incluso llegue a darse. En este especial, Homosensual encuestó a hombres gays y mujeres lesbianas y bisexuales para pedir su opinión sobre las razones por las que actualmente es tan difícil tener pareja.

*¡Apoya al periodismo LGBT+! Conviértete en suscriptor de Homosensual aquí.*

Homosensual presentó a hombres y mujeres LGB una lista con varias razones previamente recopiladas por las cuales es difícil tener una relación. Los participantes ordenaron estos motivos del más al menos importante y este fue el resultado.

Falta de compromiso

El 83% del total de los encuestados colocaron esta razón como el principal impedimento para tener una relación seria. Esto se refiere a que en la actualidad hay gente que prefiere tener momentos efímeros al lado de una persona sin llegar a asumir responsabilidades.

Al respecto, Silvia Moncayo, psicóloga y terapeuta, comentó en entrevista exclusiva con Homosensual que hoy en día persiste una idea de libertad e independencia que se ha llevado a límites muy altos. Es decir, las personas no quieren sentirse atadas a otra en una relación, pues esto da la sensación de que no habrá un desarrollo personal pleno.

«La gente cree que una pareja es sinónimo de esclavitud. Esto no debería ocurrir cuando una persona comprende que el otro no es ‘algo’ que le pertenece».

A muchos les aterra el compromiso. / Foto: Vix

Ausencia de tiempo

El segundo motivo que no permite tener pareja, de acuerdo a las personas encuestadas, es la falta de tiempo. La mayoría de ellas comentó que actualmente les resulta complicado poder incluir a una pareja en sus actividades cotidianas. Además de que cada persona tiene sus propias ocupaciones y obligaciones.

Esta situación va ligada a la anterior. La psicóloga Moncayo comentó que es cierto que la vida moderna propicia que las personas tengan días ajetreados. Sin embargo, también influye que muchos individuos no están dispuestos a brindar el tiempo suficiente a una pareja.

No obstante, Itzel, una de las chicas encuestadas —que es bisexual—, dijo a Homosensual que la razón por la que ella no intentaría tener una relación es porque no daría la atención necesaria a su pareja. Según ella, esto solo sería una carga, lejos de ser algo positivo en su vida.

«¿Para qué quiero un novio o novia que no voy a ver? No tiene caso».

El tiempo representa un impedimento para algunas personas. / Foto: Cultura Colectiva

Malas experiencias previas

Este punto tiene que ver con relaciones pasadas. Superar una relación no es algo sencillo; sin embargo, es posible. Una constante entre las personas encuestadas es el miedo a involucrarse en una nueva relación luego de que la última no salió como esperaban.

Este cúmulo de malas experiencias impiden que las personas se abran a nuevas oportunidades para una relación. Con respecto a este punto, Lorena Servin, maestra en comunicación y especialista en relaciones interpersonales, mencionó en entrevista exclusiva con Homosensual que el error de algunas personas es no vivir el duelo de una relación que ha terminado de forma correcta.

Según la maestra Servin, cuando alguien termina con su pareja debe esperar al menos un tercio del tiempo total de la relación para sanar de forma correcta y poder conocer a nuevas personas. No obstante, Lorena Servin comentó que la gente en la actualidad no sabe estar sola y eso impide desarrollar relaciones de pareja sanas.

«Los jóvenes se empeñan en tener relaciones solo para decir: ‘tengo novio o novia’».

Las experiencias previas influyen en futuras relaciones. / Foto: Tumblr

Sobrevaloración del amor romántico

¿En el siglo XXI el romanticismo se ha terminado? La cuarta razón por la que resulta difícil mantener una relación es la sobrevaloración del amor romántico. Esto se refiere al peso que las personas le dan a lo que tradicionalmente se conoce como cursi o lindo. Algunos encuestados respondieron que actualmente se le debe dar más importancia a otros aspectos en una relación que solo a lo romántico.

Entre estas cuestiones se encuentran los objetivos a largo plazo que la pareja pueda tener. Es decir, metas profesionales, académicas y personales que alguien desee obtener. No obstante, la psicóloga Silvia Moncayo señaló que estas ideas de alcanzar metas en pareja sí son un pilar en las relaciones.

Los actos de amor involucran más que abrazos, besos y palabras bonitas. Cuando una persona en verdad quiere a otra esta le brinda su apoyo, la alienta a crecer y superarse. Asimismo, la maestra Moncayo hizo hincapié en que de nada sirve mostrar afecto a la persona si no se le da soporte en otros aspectos.

«Decir ‘mi amor’ no es suficiente, hay que apoyar a la otra persona. El apoyo es fundamental en cualquier relación».

El romanticismo es importante, pero no es lo único. / Foto: Culturizando

Superficialidad

Muchos dicen que el físico no es importante, ¿entonces por qué se le da tanta importancia a la apariencia de otra persona? Según los resultados de nuestra encuesta, las o los participantes coinciden en que si bien no es algo que impida en primera instancia una relación, la superficialidad no propicia que las cosas fluyan de manera correcta.

Asimismo, las y los encuestados indicaron que en ocasiones se le da más importancia a cómo se ve la otra persona que a quién es en realidad. Es decir, la gente ya no se interesa en conocer a alguien más, solo busca a una persona físicamente atractiva, sin importar si es o no del agrado del otro en cuestión de personalidad.

Joseph Rivera es diseñador de modas y director creativo de la marca Bad Reputation. Él nos comentó que la apariencia de alguien no debería ser motivo de rechazo, pues esto solo es una faceta de la persona y no muestra por completo cómo es. Sumado a esto, desde su experiencia en el mundo de la moda, él recomienda hacer caso omiso a las críticas negativas sobre nuestra apariencia.

«Vístete y arréglate para ti. La primera persona que debe gustarse eres tú mismo. Lo que digan los demás da igual».

La apariencia física ha desplazado a otros aspectos en una relación. / Foto: ELLE

Redes sociales y apps de ligue

La tecnología también es responsable de los fracasos amorosos de las personas. En la última —pero no menos importante— posición están las redes sociales y aplicaciones de ligue. Varios encuestados consideran que la tecnología también representa un impedimento para tener una relación, pues con ella la infidelidad resulta más accesible.

Por su parte, las apps de ligue para muchos fungen como un buscador de sexo casual. Si bien esto es válido, en una relación esto puede impedir que se construyan vínculos de confianza fuertes. Respecto a este punto, Lorena Servin nos dijo que las redes sociales han ocupado un lugar en la vida de las personas que no les corresponde.

La maestra Servin agregó que las redes y apps permiten a las personas mostrar la vida que quieren. Cuando este es el medio para que la gente se conozca, esto puede dar una falsa idea de quienes son. Y cuando se conocen en persona la distorsión de la realidad tendrá un impacto en la relación, pero sobre todo en el vínculo de confianza que se está construyendo.

«Las personas prefieren tener una relación a través de una pantalla. Esto les resulta más sencillo, pero al final nada es real».

La tecnología se ha vuelto un obstáculo en las relaciones. / Imagen: Mujer Hoy

En conclusión, la maestra Moncayo nos sugirió que a la hora de tener una relación, hay que considerar cuatro puntos fundamentales: respeto, tolerancia, paciencia y comprensión. Estos aspectos harán que una relación de pareja fluya de la mejor manera. Asimismo, recalcó que nunca debemos cerrarnos a nuevas oportunidades.

«Un corazón roto puede sanar, pero uno sin uso se convierte en piedra».

Tener una relación no es algo que debe ser tomado a la ligera. Sin embargo, no debemos asustarnos cuando conozcamos a una nueva persona.