La pareja de esposos gays es un claro ejemplo de que siempre hay que luchar por tus sueños. / Foto: Telemundo

La emotiva historia de los esposos gays inicia luego de conocerse a través de una app de ligue y luchar por su deseo de convertirse en padres.

Después de casarse en 2017, la pareja gay conformada por Michael y David Johnson-Zaragoza, de 42 y 54 años respectivamente, tuvieron el anhelo de convertirse en padres, por lo que se pusieron a trabajar para conseguir su objetivo.

En una entrevista concedida a The Grosby Group Spain, la pareja explicó que adoptaron a su hijo Chance tres años antes. Sin embargo, sentían que la familia seguía incompleta.

La pareja fracasó en su intento de buscar agencias de madres subrogadas, pues algunas eran muy costosas y en otras no estaba de acuerdo con estatutos que tenían.

¿YA LEÍSTE ESTO?
¿Quién fue el nazi y amigo de Hitler que era gay?

Mira también: Los retos que enfrentan las parejas gays para adoptar

La larga búsqueda terminó cuando la pareja de esposos encontró en Facebook a Gennifer Christianson, quien estaba dispuesta a “alquilar” su vientre.

Christianson expresó que el motivo para alquilar su vientre fue porque su instinto maternal no estaba del todo satisfecho, pese a que ya tenía una hija pequeña. Finalmente, la propuesta le pareció bien y llevó en su vientre a unos gemelos.

Gennifer Christianson y la pareja de esposos después del nacimiento de sus hijos. / Foto: SWNS

La pareja gay se encargó de los gastos médicos y legales, además de darle a Gennifer una compensación de 30.000 dólares. En total, los esposos invirtieron aproximadamente 100.000 dólares en todo el proceso.

¿YA LEÍSTE ESTO?
¿Los hombres LGBT se sienten atraídos por las barbas grandes?

Mira también: Las fotos de esta pareja gay se hicieron virales por esto

El gran día llegó: el nacimiento de Elizabeth Quinn y Braden Parker

La familia expresó su felicidad y gratitud, destacando la buena relación con la madre subrogada, a quien ya ven como un miembro más de la familia.

Le enviamos sus fotos todo el tiempo, hacemos Facetime, hacemos llamadas telefónicas al azar. La vemos como una tía más. A medida que los niños crezcan, la conocerán como la mujer que nos ayudó a traerlos al mundo.

Por su parte, Gennifer Christianson expresó:

Ser una madre subrogada y hacer que ese sueño se hiciera realidad para otra pareja me hizo sentir que había cumplido un propósito.

¡Queremos más historias como esta: llenas de amor, esperanza y felicidad!

Con información de Telemundo y SWSN.