Seguro algunos, pero la mayoría ya la guardó…

No hace mucho la Tablet, específicamente el iPad, vino a “revolucionar” la forma de usar gadgets. Todo el mundo quería una, era algo maravilloso, nunca antes visto, una epifanía tecnológica que nos permitía estar conectados siempre, hacer cosas en tiempo real, wow… era todo lo que podías pedir. ¿Y qué pasó? ¿En dónde está tu Tablet ahora?

Sin duda la rápida evolución de la tecnología a veces tiene pasos evolutivos que momentáneamente nos vuelven locos, tal es el caso de las llamadas Netbooks, que creímos que nos iban a solucionar la vida para siempre, solo para demostrarnos que el avance aún no era significativo y que debíamos sacrificar mucho desempeño por la portabilidad, y nadie quiere eso. El mismo fenómeno parece estar pasando con las tablets, a pesar de que muchas personas sí la usan, la gran mayoría la han dejado a un lado, o mejor-peor aún, la usan para entretener a los niños, digo, a ellos no creo que les moleste mucho en realidad. Y al final del día no es algo necesariamente malo, pues cada vez se ven menos personas (señoras, en su mayoría asiáticas y de edad avanzada) tomando fotos con su Tablet en museos y lugares públicos, atravesándose con la Tablet durante el bailable del chamaco o en cualquier otra situación pública.

shutterstock_173451509Ahora, en un algo desesperado intento por revivir, las nuevas versiones de Tablets, aparte de ser más delgadas y con mayor capacidad de procesamiento, ya algunas traen accesorios como teclados desprendibles, plumas electrónicas o bases para escritorio. Pero mi pregunta es, ¿Qué no eso las convierte en una laptop, o peor aún, en una Netbook? Yo creo que tendríamos que considerarlo. Además de todo, algunas, tienen precios mucho más elevados que una laptop, ultrabook o dos en uno, por incoherente que parezca así es, no ofrecen una potencia ni capacidad de almacenamiento mayores que las de un dispositivo dos en uno o laptop, pero el precio es hasta dos veces más elevado… O_o yo no entiendo…

Pero la Tablet no es la única que sufre del olvido de su dueño a consecuencia de los avances tecnológicos y, en este caso, el empoderamiento del teléfono inteligente, otros gadgets, que en su momento nos hicieron perder la cabeza, hoy en día se están empolvando en un cajón o rincón de nuestra casa. Les ha pasado a los hooverboards, a las bandas inteligentes, al GameBoy, obvio y gracias a Dios al selfie sitck y hasta a tu celular viejo, que ya ni vendiste ni regalaste y decidiste guardar “por si acaso” perdías o estrellabas el nuevo, e incluso a tu laptop personal, esto aplica más para los Godínez que generalmente tenemos una laptop de la empresa y es más sencillo manejar una nada más.

Seguramente todos tenemos gadgets que están en esta situación de desuso y olvido, sin embargo existen opciones para que estos aparatos sigan teniendo algún uso. Se pueden donar o regalar a otros, venderlos o llevarlos a algún centro de reciclaje para que sus componentes sean reutilizados en la construcción de un producto nuevo (más información aquí).

Cuéntame ¿Qué gadgets viejos tienes? ¿Y qué gadgets están en tu wishlist? Nos leemos la próxima.