Al escuchar la palabra cerveza o chela lo primero que se nos viene a la mente, en la mayoría de los casos, es algo alusivo a la playa, la fiesta y los amigos, pero en la mentalidad mexicana va más hacia el temido e inescapable calor, como bien describe Sabatini, quien parece haber llegado al Marra en una noche calurosa:

“Muerto de sed la puso en sus labios, y, mientras la frescura empezaba a aliviar su garganta, agradeció al cielo que en un mundo con tan lleno de mal aun existiera algo tan bueno como un ale”

Rafael Sabatini, Fortune´s Tool.

Si, la cerveza es una bebida cuasi-celestial que parece la prueba de amor de las deidades de la diversión hacia nosotros sus fieles, y a todos nos gusta chupar tomarnos unas cuantas pero, siendo honestos ¿qué tanto sabemos sobre cervezas?

Empecemos sirviendo una cerveza y hablando de historia…

Chupele.
Chupele.

Curiosamente en la historia humana la cerveza ha ido de la mano con la civilización Existen registros desde los tiempos de la antigua Mesopotamia donde los sumerios no solo la producían, sino que también le asignaron una deidad, Ninkasi, ¡Oh ama y señora de la chela!.

Siguiendo el ejemplo sumerio encontramos a los pueblos de Babilonia, Egipto, Grecia y Roma, donde el consumo de esta bebida aumentó, prosperó y, (en ciertas clases sociales claro está) se vio revolucionado con la introducción de diferentes levaduras, hierbas para dar sabores variados y novedosos intentos de filtrado.

Cabe mencionar que hasta entrados los 1000-1060 D.C. la cerveza era un producto sumamente perecedero y tenía que ser consumida casi al día (aunque esta tradición puede que no se haya perdido), cosa que cambio con la introducción del lúpulo como agente de sabor y, más importante, conservación.

Cheleando y aprendiendo:

Básicamente la cerveza es agua, malta, lúpulo y levadura.

Si hablamos de chela hablamos de una bebida viva, esto quiere decir que según el trato que reciba cambia sus características y cualidades sensoriales, producto de la fermentación de los almidones encontrados en ciertos cereales y usualmente adicionado de lúpulo, que mencioné anteriormente.
WebEl agua comprende el 90% de la cerveza, y según su grado de mineralización nos sirve para diferentes tipos de cerveza.

La malta es el alma de la cerveza; se elige un cereal con un buen contenido de azúcar y se le da el proceso de malteado, donde el grano se remoja, se deja germinar y se tuesta, asegurando así una buena cantidad de almidón para nuestra cerveza.

El lúpulo es una planta que tiene varias funciones en el proceso; da el amargor tradicional en la cerveza, funciona como conservador y, en caso de los lúpulos aromáticos, dan sabores diferentes al líquido. Un dato curioso es que proviene de la misma familia que la planta de Cannabis (y no, no se puede fumar).

Por último está la levadura, que es lo que le da vida a todo, convirtiendo el azúcar de la malta en alcohol. ¡Yuju!

Para finalizar, hablaremos rápidamente de los tipos más famosos de cervezas a nivel global.chelas

Las del grupo Ale son cervezas de fermentaciones altas, casi toda la acción sucede en la parte de arriba del tanque, y pueden ser del color que sea. Dentro de esta familia están los famosos Stouts y Porters.

El grupo Lager, por su parte, son fermentaciones bajas,  esto quiere decir que las levaduras caen al fondo del tanque, y tienden a ser claras y se beben frías. Este tipo es el más consumido del mundo.

Finalmente encontramos a las cervezas Lámbicas, que no usan levaduras específicas, si no que trabajan con levaduras que recolectan del ambiente y generan una fermentación espontanea. Usualmente se adicionan con frutas para dar sabores frescos.

Sea cual sea el tipo de cerveza que más te guste, aventúrate a probar alguna chela artesanal nacional, y no olvides siempre brindar y celebrar con alguien sabroso muy especial para ti, y disfrútalo al máximo.

¡SALUD!

Tienes que leer también: