hora del té
hora del té

Toda persona que haya tenido la fortuna de participar en una tradicional hora del té conoce la importancia de la misma, como bien nos deja ver Dostoyevski:

“Yo digo que el mundo se puede ir al diablo, pero siempre debo de tomar mi te”

Fiódor Dostoyevski, Notas del Subsuelo.

Si, la hora del té tiene una importancia casi religiosa para ciertas personas (incluyéndome), pero… qué sería de ella sin unos deliciosos scones que acompañan nuestra rica bebida caliente!

Un scone es un bizcocho tradicional escocés cuyo nombre deriva de la palabra “Skone”, que viene del Holandés “schoonbrot” o pan hermoso. Según el diccionario Webster, los scones nacieron a principios del 1500.

Anna siendo FA-BU-LO-SA

Los scones se volvieron una parte vital de la vida en Inglaterra cuando la Duquesa Anna de Bedford pidió a sus sirvientes panecillos dulces para acompañar su tarde, entre los cuales le trajeron unos deliciosos scones. Quedó tan encantada por ellos que ordenó que todas las tardes le llevaran unos cuantos, instaurando la famosa hora del té que muchas personas siguen hasta la fecha en Inglaterra y otras partes del mundo. Los influencers actuales podrían aprender un poco de ella.

Ademas de ser deliciosos, son perfectos para cualquier clima! Ahora… pasemos de la historia al horno.

Scones de chocolate

Ingredientes:

  • 1 barra de mantequilla en cubos, fría

  • ¼  taza de azúcar

  • 2 huevos

  • Chocochip1/2 cdta. de esencia de vainilla

  • 2 tazas de harina

  • 1 cda. de polvo de hornear

  • ½ cdta. de bicarbonato

  • ¼  cdta. de sal

  • ½ taza de crema para batir

  • ¾ taza de chispas de chocolate

  • ¼ taza de leche entera

Preparación:

  1. Precalienta el horno a 400F (200C)*

  2. Mezcla: harina, azúcar, sal, chispas de chocolate, polvo para hornear y bicarbonato.**

  3. Añade la mantequilla poco a poco hasta que obtenga una consistencia arenosa.**

  4. En un bowl aparte, bate la crema con los huevos y el extracto de vainilla hasta tener una mezcla homogénea (Que se vea igual, pues)

  5. Une la mezcla con nuestra harina arenosa, poco a poco.

  6. En una superficie, pon un poco de harina, extiende la masa y córtala en cuadros o triángulos de centímetro y medio de grueso.

  7. Acomoda tus scones en una charola con papel para hornear o aceite en spray.

  8. Con una brocha, barniza los scones con un poco de leche.

  9. Hornea 12 minutos o hasta que sean dorados por abajo.

  10. Disfruta!

NOTA DEL CHEF.
Recuerden que la creatividad no tiene limites, pueden intercambiar las chispas de chocolate por cualquier ingrediente que gusten, como arándanos, y hacer mil scones diferentes.
 
*Precalienta solamente si los vas a hornear al momento, en caso contrario puedes congelar la masa cruda.
**Puedes prepararlos a mano (lo cual es muy relajante) o en batidora eléctrica.