Descubre si su sonrisa es auténtica o si está tratando de ocultar tras ella otra cosa. / Foto: Philadelphia Magazine

El lenguaje no verbal es universal y es la forma en la que el cuerpo manifiesta nuestras emociones. ¡Aprende lo básico de cómo leerlo!

Paul Ekman es el autor del libro Cómo detectar mentiras, donde desmenuza las siete emociones básicas y el lenguaje no verbal. Estas emociones son alegría, tristeza, enojo, sorpresa, miedo, asco y desagrado. Ekman explica su metodología para llegar la conclusión de que todos los seres humanos hacemos las mismas expresiones cuando se desencadenan los mismos sentimientos, y que aunque existen muchísimas gamas para estas, las siete básicas son… pues eso: la base de todas.

También te recomendamos ver la serie “Lie to me”, basada en sus estudios. / Imagen: Amazon

Cuando estamos analizando el lenguaje no verbal de una persona, lo que tenemos que tomar en cuenta es si su discurso lingüístico (lo que está diciendo, pues) encaja con su lenguaje no verbal. O sea, si te dice: “¡Sí, te lo juro que estoy superfeliz de verte!” pero tiene una sonrisa así…

Aquí Justin Bieber muestra desprecio. Más adelante aprenderás por qué. / Imagen: Giphy

… ¡huye! Neta, esa persona no te aguanta ni un segundo más y te desprecia desde lo más profundo de su ser. Seguro solo te quiere por tu hermoso cuerpatzo y no valora la maravillosa persona que eres. O quizás eres una porquería como persona y se ve obligada a quedar bien contigo por X o Y.

Bueno, imagínate esta situación. Estás con tu peor es nada, y de repente le dices: “Mi vida, mi amor, cariño de mi alma, te amo“. Créeme que quieres ver las siguientes expresiones:

Alegría

La sonrisa se ve en los ojos. / Imagen: Giphy

¿Qué hacemos cuando estamos felices? ¡Sonreímos! Claro, pero no es cualquier sonrisa: no solo se levantan las comisuras de los labios y mostramos los dientes. Lo más importante ocurre en los ojos: ve cómo los pómulos se elevan, se entrecierran tantito los párpados y se forman unas patitas de gallo. Hay gente que sin mostrar los dientes, sonríe con los ojos. ¡Por eso dicen que los ojos son las ventanas del alma!

Observa cómo, sin mostrar los dientes o elevar demasiado las comisuras, los párpados se entrecierran y se forman las patitas de gallo. / Imagen: Gfycat

Coqueteo

Cuello + ojos bajaditos + evasión de mirada = te coquetea / Imagen: Giphy

Este primer gesto lo suelen hacer las personas más inclinadas hacia su lado femenino. Mostrar el cuello es señal de sumisión, al igual que esquivar la mirada. Si te voltea a ver de abajo hacia arriba, es una estrategia evolutiva para que se le vean los ojos más grandes y te cautives.

Las personas más masculinas suelen mostrarse más “agresivas”. / Imagen: Tenor

Aquellas personas que tienen más contacto con su lado masculino suelen coquetear alzando la quijada, sonriendo levemente y viéndote directamente. Esto lo hacen para verse más fuertes y atractivos.

Sorpresa

La boca relajada y las cejas arqueadas hacia arriba son señal de sorpresa. / Imagen: Giphy

La sorpresa auténtica se muestra cuando la boca se entreabre y se arquean las cejas. Y esta suele durar una fracción de segundo, así que tienes que estar muy atento para detectarla. Suele durar un segundo cuando otra emoción llega. Si dura más que eso, una de dos: o de verdad está anonadado/anonadada o está fingiendo.

Ahora, ya tocamos las expresiones que SÍ quieres ver. Ahí te van las que no quieres ver para nada.

Asco

El sentimiento de asco se ve reflejado en las arrugas labionasales y en la nariz. Imagen: Giphy

Si arruga la nariz, el entrecejo, se le marcan de repente (aunque sea poquito) las líneas labionasales y muestra un poco los dientes superiores, ha sentido asco. Ojalá solo sea porque tenías un frijolazo, un moquito en la nariz o cualquier otra cosa… todo menos que sienta asco ¡por ti!

Enojo

El enojo no siempre se ve así. / Imagen: Tenor

Normalmente creeríamos que el entrecejo fruncido hacia abajo, mostrar los dientes como demente y gritar representan el enojo. Y sí, pero como es una emoción que socialmente no está bien vista, solemos reprimirla. Mostrar todos los dientes es muy agresivo hasta en el mundo animal, así que como seres sociales y civilizados, nos limitamos a apretar la quijada, el cuello y mirar como si quisiéramos matar al otro. Y se ve así:

Los resoplidos vienen cuando el pulso se acelera porque la sangre se va a la cara y a los puños, básicamente. / Imagen: Giphy

Desprecio

Bill Murray aquí hace una expresión de asco sumada al desprecio. / Imagen: Giphy

Fíjate bien en ese GIF: antes de que a Bill Murray se le borre la sonrisa, primero tiene la boca ladeada. Cuando la boca se va de lado y no hay ningún tipo de actividad en los ojos, es desprecio del más puro y duro. Si no te quedó claro claro, ahí te va otro ejemplo:

Si a esta chica le preguntan si está contenta de haber quedado en segundo lugar… creo que sabemos la respuesta honesta. / Foto: Rise4you

Ahora, si ves alguna de las siguientes emociones, lo que más te va a ayudar será ser empático o empática.

Tristeza

Entrecejo fruncido hacia arriba, comisuras de los labios hacia abajo, mirada perdida. / Imagen: Masable

Es la más fácil de reconocer. Las cejas se curvan hacia arriba, la mirada se pierde y las comisuras de los labios caen.

Miedo

Ojos muy abiertos y fijos, y la quijada y el cuello tensos hacia abajo. / Imagen: Gfycat

El miedo se caracteriza porque los párpados se abren bastante y la quijada y el cuellos se tensan hacia abajo, como si se preparara un grito.

Ahora ya sabes un poquititito sobre el lenguaje no verbal. Puedes, incluso, aprender más para poder controlar tus emociones… y hasta fingirlas. Pero no uses para el mal tus conocimientos, recuerda que un gran poder conlleva una gran responsabilidad.

¿Qué te pareció la nota? ¡Recuerda dejarnos tus comentarios!