Te contamos qué son las interconexiones lésbicas y cómo lidiar con ellas. / Foto: Ideal

Aunque podría no sonarte el término de interconexiones lésbicas, estamos seguras de que sabes perfectamente bien a lo que nos referimos. Sigue leyendo y lo verás.

¿Recuerdas ese capítulo en The L Word donde Alice y Dana se ponen a hacer una tabla con los nombres y ligues de sus amigas y descubren que toodas están conectadas entre sí? A través de relaciones formales, amistades, acostones de una noche, etc, pero conectadas. Pues esas conexiones, querida lesbiana (o bi), es a lo que llamamos en el círculo lencho ‘interconexiones lésbicas‘. CHECA NUESTRO DICCIONARIO LÉSBICO PARA ENTENDER A CUALQUIER LESBIANA.

*¡Apoya al periodismo LGBT+! Conviértete en suscriptor de Homosensual aquí.*

Así se veían las interconexiones lésbicas de The L Word. / Imagen: Tenor

Las interconexiones lésbicas se refieren a esos vínculos que nos relacionan con otra lesbiana, bisexual o chica que gusta de las mujeres a través de otras con las que hemos estado. Por ejemplo, como cuando tu novia actual resulta conocer a tu ex Voldemort porque su amiga es ex de la ex la amiga de tu ex. ¿Ya nos entendiste?

Esas interconexiones son el pan de cada día dentro del mundo lésbico; en el mundo, en general. De hecho, existe algo llamado la teoría de los seis grados de separación. Básicamente, esta dice que todos estamos relacionados con cualquier persona en el planeta por no más de seis grados de separación (donde cada grado es una persona). Aunque Microsoft ayudó a demostrar que en realidad no son seis grados, sino casi siete. Pero bueno, eso es harina de otro costal.

El punto es que las interconexiones entre personas van a estar en cualquier lugar donde las busquemos. Aunque sí es innegable que en el círculo LGBT+ se presentan más seguido porque somos una población menor en número. Y en el círculo lésbico, pues aún más.

«¿Y qué con eso?», te preguntarás…

Pues bueno, el tema con las interconexiones lésbicas es que muchas tortillinas Tía Rosa crearon toda una nube tóxica alrededor de ellas. Más allá del simple hecho de estar relacionadas —porque al ser un menor número de personas es más frecuente que tengamos a alguien en común—, se volvió un hervidero de chismes. Y si una lencha ya se enteró de que estás saliendo con alguien que conoce, de repente todo el círculo lo sabe y ya te están contando historias, dando testimonios y hasta consejos sobre por qué deberías seguir saliendo o no con esas personas. Así es, amoras. Hicieron válido el dicho de pueblo chico, infierno grande. ASÍ SE VE LA LESBOFOBIA ENTRE LESBIANAS.

Pero no todo está perdido. Y no hay por qué caer en las redes del drama, el chisme y la liosidad. Aunque seguramente va a ser inevitable que ligues, te enamores o entables una amistad con alguien que conozca a alguna persona de tu círculo, el que se vuelva tóxico o no está en tus manos.

¿Qué puedo hacer para que mis interconexiones lésbicas no sean tóxicas?

En primer lugar, oídos sordos a los chismes. A menos que sea una persona en quien realmente confías y que te cuente algo para cuidarte, ignora todo lo que equis persona pueda decirte sobre tu ligue, tu novia, la amiga que estás conociendo, etc. Ponte a pensar también en qué es lo que está motivando a esa persona a contarte eso. Ahí es donde te darás cuenta de si sus intenciones son buenas o no. Y si no lo son, desecha el comentario. TE DAMOS 10 SEÑALES DE QUE ESTÁS EN UNA RELACIÓN TÓXICA.

“Shane acaba de decir que Jenny es buena besando”. Los chismes son el principal ingrediente para la toxicidad en las interconexiones lésbicas. / Imagen: Tumblr

Y tampoco seas tú la que esparce el chisme. No seas la tóxica del grupo y solo da información sobre otras personas si en verdad crees que es algo que alguien más necesita saber.

Si descubriste que ahora tu ex sale con la amiga de tu amiga, déjalas. Aprende a soltar y deja que cada quien viva su vida. No porque tú conozcas a la persona con la que ella sale, tienes que ir a soltarle la sopa de todo lo que pasó entre ustedes.

En realidad, la forma más eficaz de aprender a lidiar con todo esto es ocupándonos de nuestra vida. Quien se enfoca en sí misma no tiene tiempo de estar viendo qué hacen las demás. Sí, sabemos que a veces esto de las interconexiones lésbicas puede ser raro. Pero si lo sentimos raro solo es porque de cierta forma sentimos a las personas con las que hemos estado como posesiones o porque de plano sí estás muy clavada con el chisme. Y ninguna de las dos está padre ni es sana.

Así que el mejor consejo que te podemos dar es: mantente lejos del drama, no escuches a los chismes y ve todo desde el asiento de atrás. Porque el drama lencho es un remolino. Y si entras, ya verás lo que cuesta salir. Así que ahora, hija, anda y ve. Vive y deja vivir, lenchea y deja lenchar. Que la paz sea con ustedes. Para más información, revisa nuestros 10 mandamientos de la buena lesbiana.

Y ya para terminar, te contamos tres motivos por los que algunas chicas anduvieron con la ex de su ex.

¿Y tú? ¿Alguna vez te has visto en una interconexión lésbica?