Toma en cuenta estos 10 puntos antes de casarte e iniciar tu vida en matrimonio. / Foto: Tumblr

Si ya llegaste al punto en el que quieres compartir tu vida con esa persona y estás meditando el casarte, estas son algunas cosas que nadie te dice, pero que sin duda tienes que saber acerca de la vida en matrimonio.

¿Ya decidiste que quieres pasar el resto de tu vida con la persona que amas, pero no sabes lo que te espera? Aquí 10 cosas que nadie te cuenta antes de casarte.

Pérdida de tu individualidad

Sin duda cuando te casas, dejas de ser “yo” para convertirte en un “nosotros”, deja de ser “lo mío” para convertirse en lo “nuestro”. En algunos casos, pierdes hasta el nombre en ciertos ámbitos: te vuelves “la esposa de” y esto puede llevar a una crisis de identidad si no tienes claro que ahora son una familia en todos los sentidos. Ahora son un solo barco con dos tripulantes (individuales) remando en la misma dirección.

Querrás darle a tu pareja el lugar que tiene

No es que antes no lo hicieras, pero era diferente cuando en algún lugar, entiéndase antro, comida familiar, reunión escolar, etc., omitían saludarla o le llamaban “tu amiga/o”. Hoy tienes que darle su lugar como tu pareja ante el mundo y, además, quieres hacerlo. Lo cierto es que no es tan complicado, pero cuando hay algún familiar homofóbico, se pone buena la cosa, pues no es por incordiar, pero ahora es tu familia, le pese a quien le pese y tú se lo harás saber a todo el mundo.

Mira también: Los 5 peores lugares para pedir matrimonio

Habrá luchas constantes con las manías del otro

Cada quien tiene sus manías. Por ejemplo: poner el papel higiénico de una forma, lavar los trastes después de cocinar o por la noche, apretar la pasta de dientes, aventar la ropa al piso del cuarto o dejarla colgada en las sillas del comedor, etc. Lo cierto es que estás manías son personales y pueden llegar a molestar a tu pareja. Lo importante es decirlo y llegar a acuerdos para no incomodarse y llevar la convivencia de la mejor manera. Al final, la idea es estar toda la vida juntos, ¿no?

Compartirás los roles domésticos

Cuando te casas, cada quien comienza a adoptar los roles que hará en la casa. Esto es así, ya sea que vengas de vivir de casa de tus papás o que vengas de vivir solo. Todos estamos acostumbrados a que “nos hagan” y también a “hacer o dejar de hacer” cosas que nos gustan más o menos. Al casarse, hay que ponerse de acuerdo en quién hace cada cosa, en cómo se van alternando las labores y en cómo ahora es cosa de dos sacar la casa adelante.

Frecuencia en relaciones sexuales

¿Disminuyen las relaciones sexuales? Sí. En el momento en que te casas sabes que estarás muchísimo tiempo con tu pareja y siempre en su espacio, por lo que no existe el rush de cuando andan pero no viven juntos entonces se acuestan al primer momento que tengan a solas. El sexo disminuye en cantidad, pero definitivamente aumenta en calidad, pues aunque no es tan frecuente como antes, es mucho más íntimo y especial. Sí, suena cursi, pero es verdad.

Los hijos

Muchas veces estás tan feliz de haber encontrado a tu persona ideal que no tocas el tema de los hijos y te casas sin saber lo que tu pareja espera. ¡Grave error! Muchas parejas terminan divorciándose porque nunca se les ocurrió preguntarse si ambas partes deseaban ser padres o no, y al casarse puede surgir el “yo sí quiero pero tú no”. Es entonces cuando todo termina.

Mi recomendación es que hablen de este tema con sus parejas de una manera honesta y vean si están en el mismo canal, pues esta decisión es personal y no negociable. Si una parte quiere y la otra de plano no, pues mejor ni comenzar algo que al final acabará sí o sí. Es duro, pero es lo mejor para todos.

Mira también: ¿Qué piensan los hijos que tienen dos mamás o dos papás?

Habrá cambios en la familia

Cuando te casas, tu núcleo familiar cambia. Tus padres y hermanos se convierten en tus familiares y tu pareja se convierte en tu familia. Suena sencillo, pero no lo es tanto en la práctica. Ahora te toca ver por tu matrimonio y por sacar adelante a tu familia, antes que por tus papás, por ejemplo.

Turnarse para pasar las fiestas

Es normal que antes de casarse pases algunas fiestas con la familia de tu pareja, pero ahora que son familia, les toca decidir cómo repartirse las fechas importantes. Muchas parejas se turnan un año y un año. Otras optan por comenzar la tradición en su casa e invitar a todos a celebrar, iniciando así una nueva tradición. Al final, todo está en ponerse de acuerdo y entender lo que para ambas partes es importante.

Tener que dormir juntos después de una pelea

Antes de casarte,  si te peleas puedes irte a tu casa a calmarte y pensar las cosas para hablar tranquilamente un día después. Ahora ya no. Si bien hay parejas que se van a la cama molestas, al final vas a amanecer y ver la cara de tu esposo a tu lado, y tarde o temprano tendrán que resolver el conflicto. Mi esposa y yo siempre lo hacemos antes de dormir, pues irse a la cama estando molestas no es una opción.

Tendrás un sentimiento de seguridad  y orgullo

Ir de la mano con tu pareja y decir fuerte y claro que es tu esposa/o es un sentimiento increíble que te empodera como persona. Y no se sabe lo que se siente hasta que se vive. Lo cierto es que por más que vivas con tu pareja, cuando te casas te invade un sentimiento de seguridad al dejar de saberte solo. Comienzas a adquirir las responsabilidades y el compromiso de saberse una familia y vives más tranquilo y feliz, sabiendo que todo es más ligero si se carga entre dos.

Mira también: La mágica propuesta de matrimonio LGBT+ que tienes que ver

Como ven, no todo es miel sobre hojuelas. De hecho, al principio es muy complicado pues cada quien tiene sus cosas. Pero al final, si estás con la persona correcta, la vida en matrimonio es muy sencilla y agradable. El chiste, es comunicarse todo, poder hablar con franqueza de las cosas que nos gustan y las que no , con el fin de establecer acuerdos en beneficio de la familia.

La recomendación más importante que les doy a todas las parejas que planean casarse es que primero vivan juntas. A mí me parece vital que lo hagan, pues los problemas, las manías y demás situaciones surgen cuando estás 24/7 con tu pareja, por lo que experimentarlo antes de casarse es fundamental para el éxito en el futuro.

Si ya te casaste, cuéntanos qué otras cosas deberían saber las parejas antes de vivir en matrimonio.