Fotograma: Look Away, Eli Lieb & Steve Grand

Tener una relación no es sencillo. Hacer acuerdos y ceder, así como tomar en cuenta que aunque tengan mucho en común son personas completamente distintas, puede representar un gran reto…

Y a veces, aunque el amor sea mucho y las intenciones de ambos sean las mejores, otros factores intervienen: la convivencia, las actividades de ambos, el tiempo del que disponen para dedicar a su relación, etcétera. Esto implica que aunque se amen mucho, estar juntos no siempre va a ser miel sobre hojuelas. Por ello a veces ocurre que muchas parejas —y seguramente tú— has considerado darte un tiempo con tu pareja…

Pero ¿el problema de tu relación va a resolverse al darte un tiempo con tu pareja?

Tal vez sí o tal vez este tiempo apartados solo se convierta en una decisión definitiva. Todo depende de los acuerdos que se realicen, de modo que este tiempo verdaderamente sirva para que ambos puedan pensar en si lo mejor es continuar o terminar.

Mira también: 20 actitudes que nadie quiere en un novio

Más que ambos o uno tome la decisión de terminar, lo mejor es que aprovechen este tiempo para pensar si quieren seguir juntos. También para valorar aquellas razones por las que quieren seguir adelante con la relación, para que no sea simplemente un sentimiento temporal derivado de la soledad que representa el no verse durante un tiempo.

Los problemas de tu relación no van a resolverse si se separan, pero tampoco si continúas como si nada. El tema es que creemos que el amor es suficiente para todo y olvidamos escucharnos, hacer acuerdos, entender al otro y buscar alternativas para situaciones que generan conflictos.

Te recomiendo este video del psicólogo experto en la comunidad LGBTI+: Gabriel J. Martín.

Por supuesto que te aconsejamos tomarte un tiempo con tu pareja si es lo que necesitan…

Pero debes ser consciente de que lo que hará que tu relación siga funcionando será la comunicación y la confianza entre ambos. El respetar los deseos de tu pareja y que respete los tuyos es la clave para que ambos se sientan libres y seguros de que están con alguien capaz de resolver sus conflictos y mejorar su forma de conducirse para que las cosas sigan funcionado.

Mira también: Pudimos ser todo… las relaciones que no duran

Los problemas de una relación se resuelven cuando nos dejamos de escudar en el orgullo.

No se trata de ver quién puede más o de complacer al otro en todo, se trata de aprender que no hay que llegar a una discusión para resolver un conflicto y que lo más saludable es entender que el otro tiene una vida, obligaciones, amigos y muchas otras cosas más.

Darte un tiempo con tu pareja puede ayudarles a recuperar la perspectiva de salir cada uno con sus amigos o de tener más tiempo para dedicar a sus pasatiempos. Y continuar, aún cuando parezca que todo va mal, puede ayudarles a tomar mejores decisiones y a hacer acuerdos para que la relación mejore.

Los problemas con la pareja nos recuerdan por qué hemos elegido estar con él o ella. Nos recuerdan que aunque no somos perfectos, el amor puede hacernos mejores.

Si de plano ya no ves la salida, tienes que saber que jamás debes sentir vergüenza por marcharte de un lugar donde ya no eres feliz. Así que puedes continuar con tu relación, darte un tiempo o terminar, pero cualquier decisión que tomes debes hacerla procurando tu felicidad y pensando en la otra persona.