Los ex no se conforman con habernos hecho perder el tiempo. Aún cuando oficialmente ya no son parte de nuestras vidas, se las ingenian para seguir como mosquito en la madrugada… entre semana… esparciendo malaria.

La gran mayoría de nosotros tenemos uno o varios ex, y por lo mismo, nosotros también somos el exnovio de alguien. Entonces, uno pensaría que por mero sentido común, un ex se sabría comportar como un ser humano decente. Como dice la Trevi: “Si te saludé, fue pura cortesía”.

Pero nunca falta el ex que simplemente no se va, y nos tiene como peleándonos con un escusado atorado: entre más nos esforzamos para que se vaya, parece que peor se pone la cosa. Y aunque la lista es larga, creemos que estas son las 10 peores cosas que hacen los ex:

Interactuar en nuestras redes sociales

En martes, a las tres de la madrugada, ahí están dándole like a una foto que subimos hace siglos. ¿Qué gana? ¿Qué quiere? ¿Qué no se da cuenta de lo patético que se ve haciéndolo? Si piensa que necesitamos su like o que así se mantendrá en nuestras vidas, mejor que se lo ahorre. ¿Qué hacer? Bloquearlo. Literalmente toma unos segundos, y nos ahorrará muchos dolores de cabeza.

Aunque la realidad virtual no se compare con la física, nuestros ex nos pueden llegar a afectar tanto o más en redes sociales. / Foto: creatiabusiness.com

Molestar a los amigos en común

“¿Hablaste con él? ¿Te dijo algo de mí? ¿Está saliendo con alguien? ¿Está guapo? ¿Va a ir a la fiesta? Entonces mejor no voy… No, mejor sí voy, porque si no voy, va a pensar que no fui por él. Pero no puedo ir solo. ¿Me presentas a alguien para que vaya conmigo?”. Pobres amigos, ellos nada que ver tienen en el pleito. No hay mucho que nosotros podamos hacer más que hablar con el susodicho, pero esos amigo también pueden poner límites.

Los amigos en común no tienen por qué meterse. / Foto: videoblocks.com

Molestar a nuestros amigos

A veces entendemos que, si la relación fue larga, nuestro ex y nuestros amigos se sigan viendo. Lo maduro es dejar que hagan de su vida lo que quieran. No nos quita nada que ellos sean amigos ahora. Pero algo muy diferente es que busque a nuestros amigos para que ellos hagan lo que nuestro ex no pudo hacer en su momento: darnos razones para quedarnos con él.

No entiende que son nuestros amigos. Y nuestros amigos no van a permitir que les hagan coco wash, ni mucho menos van a ser abogados del diablo, sabiendo perfectamente todo lo que nos lastimó ese diablo. Si molesta a nuestros amigos, ellos deben bloquearlo, y de nuevo, nosotros hablar con él.

Si los amigos en común no tienen la culpa, los que son solo nuestros ni vela tienen en el entierro. / Foto: lynda.com

Sacarnos del clóset

No me consta pero me han contado… El ex vengativo que domina que la situación familiar o laboral no es fácil (sobre todo si eres muy joven), y por rencor —ya sea con una simple llamada, mensaje o correo electrónico— le vuelca a uno el mundo. En casos extremos, la familia conservadora termina corriendo al pobre de su casa o la empresa retrógrada acaba despidiendo a alguien que puede llegar a ser muy valioso.

A veces se siente como si rompieran la puerta del clóset con un hacha. / Foto: ifccenter.com