En el Reino Unido, la Boarding Schools Association ha decidido ayudar a sus instituciones a volverse más Trans-friendly con sus estudiantes.

La asociación está tomando medidas para que las instituciones y los maestros en ellas puedan tratar a sus alumnos transexuales, genderqueer y pansexuales de manera adecuada. Una de las maneras para hacer esto es incluir un nuevo vocabulario como el pronombre “zie”, que en inglés es un pronombre neutro para aquellos alumnos que no quieran ser llamados “él” o “ella”. También se les ha pedido a los maestros en internados de un solo sexo que se abstengan de usar palabras como “señoritas” o “muchachos” y usen palabras más neutrales como “estudiantes”.

Otra medida que muchas escuelas como Brighton College han tomado es dejar decidir a cualquier estudiante si quiere usar una falta, blusa y un bolero o si prefiere usar pantalones, camisa, corbata y un saco.

Schools need to make sure that all students are treated equally and fairly according to the Equality Act.

(Las escuelas tienen que asegurarse que todos los estudiantes sean tratados de una manera justa y equitativa de acuerdo a la ley de igualdad)”.

Dijo Elly Barnes, autora de estas reglas Trans-friendly.

Brighton College, la primer escuela con códigos de vestimenta Trans-friendly
Brighton College, la primer escuela con códigos de vestimenta Trans-friendly

Barnes explicó que alrededor del diez por ciento de la gente en Reino Unido se identifican como LGBT+ y que es por eso que se tienen que hacer ajustes en la manera de tratar a alguien de la comunidad LGBT+.

Alex Thompson, el director ejecutivo de la Boarding Schools Association dijo que los mismos maestros y miembros del personal escolar habían pedido ayuda sobre cómo tratar a los alumnos de la comunidad LGBT+.

“Teachers, heads and deputy heads were asking questions about these issues and they felt they were in the dark on what was politically correct and had fears of causing offense as young people between the ages of 13 and 18 were questioning their gender identity.

(Maestros, directores y subdirectores tenían dudas sobre estos asuntos y sentían que estaban perdidos, no sabían lo que era políticamente correcto y tenían miedo de ofender a los jóvenes entre los 13 y los 18 años que estaban cuestionando su identidad de género)”.

Dijo Thompson.

Thompson explicó que para muchos maestros les era fácil comprender cuando un alumno se identificaba como gay, pero que cuando un alumno se cuestionaba sobre su identidad de género, cuando se preguntaban “¿quién soy?”, los maestros se encontraban sin saber qué hacer. Es por eso que estas nuevas reglas ayudarán no solo a que los alumnos tengan un ambiente Trans-friendly, sino que también ayudarán a los maestros a conocer y comprender toda una parte de la comunidad LGBT+ que para ellos era desconocida.