Esto significa ser drag según las reinas. / Foto: Belleza y tendencias

Esta forma de expresión tiene más de 150 años y se ha popularizado en los últimos años. En esta entrega te diremos qué significa ser drag.

En la Inglaterra del siglo XIX surgió una nueva forma de expresión que dejó a los intérpretes convertirse en personas totalmente diferentes. Y en la actualidad, el drag es concebido como una forma de expresión artística. Pero hay mucho más envuelto en este ambiente. Homosensual habló con cuatro drag queens para preguntarles qué significa ser drag. Esto fue lo que nos dijeron.

*¡Apoya al periodismo LGBT+! Conviértete en suscriptor de Homosensual aquí.*

Porfiria

Hace 11 años que Porfiria comenzó a construirse, y hace dos que vio la luz. Gracias a la inspiración que le brindó Raven de RuPaul’s Drag Race, esta drag queen se dio cuenta de que podía ser quien quisiera. Para Porfiria, ser drag le permite jugar no solo con el género sino también con la realidad. Al igual que para muchas reinas del drag, para Porfiria ponerse peluca y tacones es terapéutico.

Desde que se comienza a hacer la cara deja de ser él y se convierte en una persona totalmente diferente. Y como tal, Porfiria puede vivir la vida de alguien más, toma prestada una realidad que no le pertenece y la hace suya. Estando en drag, ella puede ser opulenta, delicada, exagerada, burlona, lo que ella decida.

Ella es Porfiria, una drag que ocupa este arte como terapia. / Foto: Cortesía

Eso sí, esto no significa que a Porfiria le disguste su vida cotidiana o que se sienta insatisfecha con ella. Asimismo, esta reina hace drag para ella, pues es muy gratificante realizar todo ese proceso: maquillarse, ponerse la peluca, los tacones, hacer el vestuario. Porfiria dice lo siguiente a los que quieren hacer drag y aún no se deciden:

«Está bien tener miedo, lo que no está bien es que ese miedo te limite. llegará el momento en que puedas gritarlo al mundo y estará bien, será el momento correcto».

Para Porfiria, el drag es sinónimo de libertad. / Foto: Cortesía

Mama Bree

Esta drag queen regia ve esta forma de expresión artística más como una forma de protesta y de irreverencia. Mama Bree es originaria de Monterrey, Nuevo León y ahí organiza el concurso Regias del drag. Bree —como también es conocida— dice que ella ve el drag como una forma de rebeldía en un lugar donde aún prevalece una cultura machista y homofóbica.

El drag es llevar el arte a un nivel muy pasional, tener coraje con la sociedad y mantener una postura política ante las cosas injustas. Mama Bree también ve en esta forma de expresión una manera de activismo y de transgresión. Además de esto, es una llamada de atención a las personas para hacerles ver que la diversidad está presente. Y que sea por bien o por mal, nadie se va a callar.

Ella es Mama Bree, la más regia del drag. / Foto: Cortesía

Bree cree que —al menos en su ciudad— el trabajo que todas las drag queens han hecho en pro de la inclusión y la tolerancia ha ido abriendo puertas para que los derechos de las personas LGBT+ sean reconocidos en un entorno que aún las oprime.

«El drag es tener la capacidad de llamar la atención de la gente y con base en el arte expresar un mensaje».

Mama Bree es la creadora de Regias del Drag. / Foto: Cortesía

Lila Vanilla

Ser drag no solo es salir una noche y ser la más «potra» del lugar. Al menos eso es lo que cree Lila Vanilla. Para esta reina, el drag es un arte porque requiere horas de dedicación, igual que en otras disciplinas. Realizarse un maquillaje exagerado y ponerse pestañas es ponerse un escudo que te da seguridad para salir al mundo de formas que no imaginabas.

Sumado a esto, cuando decidió hacer drag, a Lila se le mostró un mundo totalmente nuevo y lleno de sorpresas. Al entrar en este arte, las drag queens se empapan de nuevas experiencias y personas. Pero lo más importante es que Eduardo —nombre de Lila fuera del drag— conoció a un nuevo ser que aprendió a querer.

Lila siempre se expresa de forma libre en su drag. / Foto: Cortesía

Lila Vanilla quiso incursionar en este ámbito porque necesitaba comprometerse con algo nuevo en su vida. Además, quería probarse a sí misma su valentía. El drag también le ha permitido sentirse más viva. Pero ¿qué le diría Lila Vanilla a Eduardo cuando aún no se atrevía a salir en público en drag?

«Hazlo, hazlo con el corazón, y no pienses en el qué dirán, sino en lo que diré yo de mí mismo en un futuro».

Lila Vanilla en un concurso que participó. / Foto: Cortesía

Maite Lometo

Esta reina lleva oficialmente ocho meses haciendo drag. Para Maite Lometo, este arte representa una forma de escapar de la vida cotidiana. El drag es la suma de varias disciplinas que le encantan, y que en este arte puede mezclar y expresar de una manera apasionada. Lo más importante es que hacer todo esto le permite subir a un escenario y mostrar su arte al público.

Es ahí, en el escenario, donde Maite expresa varios sentimientos y emociones a sus espectadores. Para esta joven drag, todo su performance le da la oportunidad de sacar alegrías y tristezas, pues esas son cosas que inspiran sus presentaciones. Y, según su estado de ánimo, será el estilo del show.

Ella es Maite Lometo. / Foto: Cortesía

El tiempo que Maite lleva en la escena drag también ha sido un proceso de descubrimiento y crecimiento como artista. Esto lo comenta porque en ese tiempo ha visto diferentes vertientes artísticas. Y con base en ello ha decidido hacia dónde quiere dirigir el concepto de su drag.

«Me ha sacado lágrimas, tristezas y enojos, pero también mucha satisfacción».

Maite lleva ocho meses en el drag. / Foto: Cortesía

El drag es lo que tú quieras. Es una forma de expresión que te deja al menos por un momento ser libre y olvidarte de todo.