¿Y si no los hubieran interrumpido? ¿Y si sí se hubieran besado? ¿Y si adelantamos el beso? ¡¿Y SI HACEMOS QUE SE BESEN?! / Foto: Especial

En un mundo de paz, amor y arcoíris, esto es lo que —posiblemente— hubiera pasado si, en lugar de las interrupciones, hubiera existido un beso Aristemo.

Gracias a un conteo realizado por Homosensual, fue como nos percatamos de que han sido un total de siete veces en las que algo o alguien interrumpe un beso Aristemo. Desde la inesperada entrada del papá de Temo hasta una hemorragia nasal por el nerviosismo de la situación, al parecer siempre hay algo que causa las trágicas y múltiples interrupciones.

En el Palacio Homosensual, dejamos un momento la agenda gay con la que intentamos conquistar el mundo y pusimos un poquito de nuestra atención a imaginarnos cómo hubieran sido algunos de estos momentos si, en lugar de interrupciones, hubieran existido besos.

Cuando Julio encuentra a Aristemo

Aris y Temo comparten un momento a solas en el sofá de la casa de Temo. Ambos imaginan una historia en la que los dos son unos guerreros. Estos personajes buscan luchar contra las barreras que existen para cambiar los prejuicios del reino. Aris asegura que ambos personajes terminarán teniendo un final feliz, justo como ellos. Juntos cierran los ojos de forma casi coordinada y se acercan lento para sellar el momento con un beso en los labios.

¿YA LEÍSTE ESTO?
6 actores con personajes LGBT+ y que lo son en realidad

En lugar de interrumpir, Julio los observa a la distancia, sabe que su hermano está siendo feliz con otro chico y eso está bien. Amar con el corazón siempre estará bien.

En esta escena, Aristóteles y Cuauhtémoc ya no serán interrumpidos por Julio, como está originalmente planeado. Ahora, un beso Aristemo –aunque imaginario–, forma parte de ella. / Foto: Especial

Mira también: Este galán de Televisa rechaza ser gay en Instagram

Cuando el nerviosismo de ambos no es impedimento para el beso

Aris y Temo comparten un momento juntos en las escaleras del edificio Córcega. Ahí, Aris le confiesa a Temo lo increíble que se siente saberse amado por él. Ambos se encuentran nerviosos, pero en lugar de que a Temo le sangre la nariz como ocurrió en la realidad, ahora se toman de las manos y se acercan poco a poco para terminar besándose en los labios.

¿YA LEÍSTE ESTO?
Atacan a hombre homosexual con un ladrillo

Su nerviosismo es notorio, pero el sonido de unos pasos acercándose hacia donde estaban, los saca de sí. Justo cuando deciden apartarse, va bajando las escaleras Doña Imelda. Ambos desean evitar problemas con la abuela de Aris, así que se retiran del lugar dejando a Imelda extrañada, pero manteniendo entre ellos una sonrisa cómplice y las mejillas coloradas.

En esta escena, no es una hemorragia nasal lo que interrumpe el beso. En sí, es doña Imelda quien queda a punto de descubrir a su nieto y al novio de este besándose. Al menos, en el Palacio Homosensual lo imaginamos así. / Foto: Especial

Cuando Linda encuentra a Aristemo besándose

Aris y Temo están compartiendo un día juntos en el bosque. Después de hacer un concurso para descubrir un apodo ideal entre ambos, Temo gana con la palabra TAHI (Te amo hasta el infinito), como apodo de cariño. Después de marcar esta palabra en un árbol, Aristóteles se acerca a Cuauhtémoc para saber qué va a querer obtener su novio como regalo por ganar el concurso.

¿YA LEÍSTE ESTO?
Futbolista sale del clóset mostrando fotografía junto a su novio

Temo se acerca a Aris sonriendo, este logra entender rápidamente la idea de su novio, lo toma por la cintura y ambos se besan. Linda, prima de Aris, los observa a la distancia mientras espera a que el beso termine. Una vez que ambos terminan de besarse, Linda les pide que se acerquen con los demás integrantes de la familia a convivir.

Esta escena ya no tiene el corte inesperado que generó tanta polémica, ahora es un tierno beso entre Aristóteles y Cuauhtémoc, así lo decretamos desde el trono Homosensual. / Foto: Twitter

Mira también: La verdad detrás de la pareja gay de Televisa #Aristemo

¡Ay, Homosensuales! Qué bonito es soñar con ese momento tan especial. Mientras me pongo a hacer el pastel de mil leches con auténtico chocolate de Oaxaca con el que se conocieron mis Aristemo, seguiré imaginando más besos entre ambos, todo por mero hobby.

Algo que es importante mencionar es que aunque muchos ya estamos ansiosos porque llegue el gran día del beso, es bueno hacer mención de que el hecho de que Aristóteles y Cuauhtémoc se besen no es lo único relevante en su historia. Todo el mensaje que la producción, el equipo literario y los actores están logrando transmitir, ha logrado empoderar a más de un LGBT+ en el mundo, y por ello es que en Homosensual estamos al pendiente de esto.

¿YA LEÍSTE ESTO?
Cómo saber de qué tamaño lo tienes para comprar el condón adecuado

¡Nosotros también queremos beso Aristemo! ¿Qué opinas, Homosensual? Te quiero leer…

Tienes que leer también: