Este 2016 se celebró la quinta edición de Premio Maguey del Festival Internacional de Cine de Guadalajara (FICG), en el que se presentaron 14 largometrajes compitiendo por los premios más importantes al cine LGBT del país… además de algunas funciones especiales.

Vitara suzuki
“¡Holi Guadalajara!”: Jenny en la Vitara que Suzuki nos prestó para el viaje.

Debo confesarles queridos lectores que es la primera vez que voy al Premio Maguey por invitación de Pavel Cortés quien es el Director del evento dedicado a premiar las temáticas LGBT del FICG (o sea, películas gay ), así que Jenny, Alex y yo agarramos una Vitara que nos prestaron nuestros amigos de Suzuki y nos fuimos en roadtrip por una de las autopistas más bonitas del país: MéxicoGuadalajara.

Guadalajara en el estado de Jalisco es sin duda una de las ciudades más gays del país (sino es que LA MÁS), además de contar con los galanes más cotizados a nivel nacional (como mi marido imaginario Hugo Candelas) y la segunda vida nocturna gay más agitada de México (luego de Puerto Vallarta, ¡obvia!) que junto con el Premio Maguey exhibiendo en distintas sedes por toda la ciudad el ambiente se tornó mucho más colorido.

Este año 20 países participaron por los cotizados premios con una amplia variedad (23 en total) de muy buenos filmes, pero estas 5 películas gay ¡me cambiaron la vida!… básicamente estos son los Premios Beto Demonio a lo mejor del Premio Maguey:

Quinto lugar: Toro de Martin Hawie

Una historia de amistad entre un boxeador llamado Toro (interpretado por “ah no mames que guapo está” Paul Wollin) y un chico peruano viviendo en Alemania llamado Víctor (interpretado por Miguel Dagger). Ambos trabajadores sexuales con distintos objetivos en la vida. Lamentablemente Víctor se pierde en el consumo de drogas generando un problema que pone en juego su amistad con Toro y la vida que este planeaba en Polonia junto con él.

Cuarto lugar: Chemsex de William Fairman

Una producción de Vice que me puso un poco los pelos de punta. Chemsex es un término usado en inglés para el sexo bajo los efectos de diferentes drogas y título de este excelente documental que nos presenta a varios chicos de Londres (incluyendo un latino) para conocer su vida dentro del mundo del Chemsex.

Creo que Chemsex no busca “regañarnos” a quienes usamos las app de sexo/ligue, sino mostrarnos una realidad que existe al hacerlo con 3 cosas que generan una tormenta perfecta: El abuso de drogas, el no usar condón o aplicar las estrategias de reducción de daños y por último el no conocer tu estatus de VIH.

Mis amigos de Impulse México me comentan que el documental será distribuido globalmente por Impulse Group. ¡No se lo pueden perder!

Les dejo un par de artículos interesantes sobre este tema:

ChemSex: Los riesgos de las drogas y el sexo

¿Sabes qué es la Reducción de riesgos al VIH?

Tercer lugar: Barash de Michal Vinik

¡El amor lésbico! ¡Tan intenso! ¡Tan sabroso!… creo que Barash es una de las mejores películas gay (lésbicas) que he visto.

La película Israelí cuenta la historia de Naama Barash (interpretada por el nuevo amor de Jenny: Sivan Noam) y cómo empieza a desarrollar sentimientos por su compañera de escuela Dana Hershko (interpretada por Hadas Jade Sakori). Su intensa relación será puesta a prueba varias veces… o como lo llaman las lesbianas “cuando aparece la ex de la ex de la ex”, además de desarrollarse en un Israel que convive con población Árabe.

Ahora, sin spoilers: ¿Saben qué es lo mejor?, que la película por fin tiene un final feliz… sí, es un final intenso, pero como nos lo comentaron Sivan y Hadas en entrevista: “Se trata de entender que aún cuando te rompen el corazón eso es parte de la vida. Además no puedes dejar de amar nunca, así que ánimo”

Segundo LUGAR: THÉO ET HUGO DANS LE MÊME BATEAU DE Olivier Ducastel y Jacques Martineau

(O mejor conocida como “La película que los santurrones no dejaron proyectar en Puerto Vallarta“)

Théo et Hugo dans le même bateau fue la ganadora del Premio Maguey a mejor película, sin duda una historia de sexo amor verdadero que todo #Homosensual debe ver en su vida.

La historia es contada a tiempo real (literal vemos un par de horas de la vida de los personajes), Théo y Hugo se conocen en un club de sexo (tranquilos, tener sexo es normal… y si se hace con responsabilidad no tiene por qué ofender a nadie), pero algo extraño pasa durante la calentura: ellos se dan cuenta que lo suyo es algo especial.

Salen del club completamente maravillados, parece ser que están hecho el uno para el otro. A los poco minutos se enfrentan a un problema al que todos podemos estar expuestos: Uno de ellos vive con VIH y el otro ¡no usó condón! (escándala). Yo sé que esto último ya puso a las señoras católicas que viven dentro de ustedes a hacer toda clase de comentarios como “¡Siempre nos da sida!”, “¡Pues sí! por andar de promiscuo” pero ¿cuál va a ser su sorpresa?: ¡La manera en que esta película maneja la situación!

Debo decirles que fui de los primeros en pararme y aplaudir al terminar la proyección de Théo et Hugo dans le même bateau y que como Editor de este bello portal me hace feliz ver que el cine comienza a darle la vuelta a los personajes que viven con VIH.

Les hace falta ver Théo et Hugo dans le même bateau queridos #Homosensuales.

PRIMER LUGAR: VIVA de DEPaddy Breathnach

Para mi la película de Depaddy Breathnach fue lo mejor del Premio Maguey 2016.

Quiero volver a decir que este top 5 es completamente personal y no hubo otra película que me hiciera tener un abanico de emociones tan diverso como Viva. La película trata sobre un joven Cubano que sobrevive como puede en una Cuba empobrecida.

Su trabajo principal es (así como lo oyen) peinar pelucas para las Drag Queens de un bar local… ¡pero un día! queda conmovido por la actuación de una de ellas y decide probar suerte. Vemos a un Jesús (interpretado por Héctor Medina) muy poco agraciado tratando de convertirse en una Drag llena de elegancia y porte.

Sus sueños se vuelven mucho más complicados de cumplir cuando su papá (a quién básicamente no conoce porque lo abandonó cuando era muy pequeño) regresa a su casa.

Ángel (el papá interpretado por Jorge Perugorría) queda horrorizado al ver que su hijo no hace más que “hacer el ridículo para entretener y hacer reír a un montón de extraños” cuando él (un boxeador famoso) esperaba “mucho más” de su hijo.

Viva fue de hecho la única película que tocó mi corazón de pollo y que me hizo derramar unas lágrimas con las actuaciones de Héctor y Jorge llenas de pasión, realidad y una pizca de humor, una EXCELENTE historia de reconciliación entre padre e hijo.

Agradecimientos especiales

Gracias a nuestros amigos de Suzuki por prestarnos la camioneta Vitara en la que nos trasladamos a Guadalajara.

Este agradecimiento va para ti mi querida amiga Nayeli del Servicio Social, mi querida amiga del Teatro Jaime Torres Bodet que fuiste la única que los primeros días nos asesoró y nos explicó la dinámica de las funciones y que nos apartabas nuestros boletos… hiciste nuestra experiencia en las exhibiciones del Teatro muy gratas y nuestras dudas sobre los eventos quedaban resueltas contigo, muchas gracias querida Nayeli.

Gracias a Pepe Ruiloba y Esteban Contreras, a quiénes no pudimos conocer en persona pero que nos apoyaron por correo electrónico.

También gracias a Juan Carlos, quien como Asistente Operativo y Atención a Invitados nos ayudó con la entrevista a Alex Anwandter y con la entrevista a las chicas de Barash. Además de invitarnos a una comida con los Directores, Actores, Invitados especiales y Equipo del Premio Maguey.

Y a Pavel Cortes por la invitación