Afiche oficial #OhMyAniversary de Oh My Drag. / Foto: Cortesía Oh My Darg.

Descubrimos la ‘fórmula mágica’ de la plataforma de espectáculos drag más importante del cono sur: Oh My Drag!

En octubre de 2017 contamos cómo el arte drag más reconocido de la industria estremeció la rumba colombiana en un solo grito: Oh My Drag! Una voz que, desde que encontró eco en el insospechado talento transformista nacional, no ha parado de generar factura alrededor de ocho shows internacionales, fiestas temáticas, mini markets drags y encuentros corporativos.

Reencontramos a sus creadores, Juan José Jiménez y Camilo Ramírez, para conversar sobre cómo lograron posicionar un espacio para ‘mariquear’ sin miedo, donde la gente que va se divierte y se identifica en su lugar.

¡Estúpida mi drag, idiota!

No solamente han logrado sacar el drag de la escena oscura en la que se movía, sino que lo han profesionalizarlo a través de contratos, pagos justos, credibilidad, público para las artistas nacionales e internacionales: la dignificación laboral, porque el arte travesti y drag es un trabajo escénico, que se investiga, que se prepara, se ensaya y su resultado es el espectáculo.

Las personas que admiraban el drag ¡terminaron haciendo drag!, a crear sus personajes y buscar escenarios. Es tal el crecimiento drag del país que OMD! se ha quedado pequeño para el número de artista que hay, una verdadera competencia para estar dentro porque algo en lo que se enfoca la organización es la calidad. Comenta Juan José:

Siempre hay que mantener un estándar de calidad para que le público entienda que lo que se hace tiene una producción, un esfuerzo que vale, y que cuesta. No montamos a cualquier hombre maquillado que se le ocurrió que quería hacer drag ‘porque sí

Lo interesante de su trabajo es que no le cierran la puerta a una artista poco preparada, sino que, junto con un completo staff artístico, especializado en danza y arte escenográfico, la apoyan en la música que escoge, el estilo adecuado: organizan todo el show y toda la producción para que las artistas alcancen el nivel que el público quiere ver, siempre dispuesto a destrozar por cualquier peluca mal puesta o alguna lentejuela corrida.

Mira también: ¿El drag se está convirtiendo en una moda?

De las artistas internacionales han tomado tips y recomendaciones para fortalecer la plataforma del arte local, del que han empezado a surgir muchas artistas, que se presentan una vez en OMD! y al mes siguiente tienen tres o cuatro shows como Organza, Dizzy the Bitch o Xtravaganza.

Hieeeeeee, Miss Drag Colomba

En un país de reinados, nadie se esperaba el momento cumbre del #OhMyAniversary de la coronación como Miss Drag Colombia a Alaska Thunderfuck.

Alaska estuvo pensada desde enero de 2018 para el aniversario de Oh My Drag!:

“Ella ya tenía todo el año ocupado; 2019 estaba empezando a ocuparse. ‘Es imposible ─comentaba su representante─, tiene ocupados todos los fines de semana’”.

Pero fue tanta la insistencia, comenta Juan José, que cuando ese manager tuvo la oportunidad de ver lo que estaban haciendo no solamente con Tatianna en el inicio; el trato igualitario que se daba a artistas nacionales e internacionales; dio el “Alaska lo va a hacer” final. Ella misma dijo:

Me encanta como está evolucionando el drag en Colombia y aprecio mucho eso, es increíble e inspirador, todas lucen genial. ¡Aquí está el futuro del drag, cariño!

Mira también: Mira la reacción de este niño al ver a una drag queen por primera vez

“Siempre que viene una artista internacional, se tiene que llevar algo de aquí: no puede haber una Drag Race que se vaya y no sepa dónde está Colombia en el mapa” dicen los productores de OMD!, que no pierden esa filosofía que aplicaron desde el primer show con Laganja Estanja: saludar a una artista y despedir a una amiga.

Siempre, después de cada show, siguen manteniendo lazos de amistad con ellas; entregarles la bandera de Colombia es motivo de emoción y orgullo para las chicas RuPaul, por ejemplo Aja, que con alegría les aseguró guardarla en su casa y no olvidó saludarlos en su primer aniversario:

Good luck, and Don’t F*it Up!

Antes y después de cada show, el equipo de Prisma no se permite el más mínimo error de producción. A pesar de declararse 100 porciento fans del drag, es durante cada evento que deben olvidarse de ello, pues, ante cualquier percance, el show debe continuar:

“Esa es la parte triste, porque nos metemos tanto en la producción que a veces nos perdemos de disfrutar eso que nos llevó a crear lo que creamos” comenta Camilo Ramírez sobre su fan interior, muy distinto a como lo ve Juan José Jiménez:

Mi fan interno sigue existiendo. Yo me sorprendo mucho en el aeropuerto cuando las recibo sin drag, y luego tener la posibilidad de verlas en una habitación de hotel y que ellas me pregunten ‘¿te gusta?’ me parece espectacular. Así que durante la fiesta lo que más disfruto es saber que los aplausos y los gritos no se acaben jamás

Tal y como les sucedió durante la primera noche en que se presentó Tatianna en Bogotá, cuando, en un momento de la noche, un apagón tomó por sorpresa a los asistentes, ¡y a ellos mismos! como dice Juan José:

Que un público de casi 700 personas se quede dentro de un lugar, esperando por 15 minutos a que la luz vuelva y seguir disfrutando de la fiesta y ver su artista favorito, si superamos eso, podemos superar cualquier cosa

Instastorie del momento del apagón en pleno show Oh My Drag! de Tatianna.
Instastorie del momento del apagón en pleno show Oh My Drag! de Tatianna. / Foto: cortesía Oh My Drag

Shantay, you stay

Desde la primera noche que Laganja se presentó e hizo el primer split en tarima y los gritos eran ensordecedores, los chicos de Oh My Drag! se han dedicado a hacer que el público sienta lo mismo en cada fiesta drag: que se conecten, que no se lo esperen.

Cosa que durante un año han logrado en tres ciudades distintas: Bogotá, Medellín y Cali; diez eventos oficiales con ocho chicas RuPaul; viewing partys para ver los capítulos de RuPaul’s Drag Race en vivo; fiestas temáticas como el ‘Hallowqueen’; participar de eventos corporativos como el WETRADE 2018; dentro de las mismas fiestas grandes han creado el ‘Oh My Market’: una feria donde las mismas drags tiene la oportunidad de fortalecer sus emprendimientos y las marcas que están naciendo; un nuevo formato de ‘Stand Drag Comedy’: comedia en vivo con las Queens que inauguró la internacionalmente reconocida Chiky Lorens; Oh My University, con el que van a las universidades a hablar de género, de drag, sentirse cómodos en sí mismos, aceptarse. Un abanico de espacios que los consolidan como una marca con mucho potencial en el país, no sólo para las artistas nacionales sino para la artista local.

Con entusiasmo finalizan Juan José y Camilo:

“Queremos llegar a la mayor cantidad de público siempre educando, instruyendo; pero también divirtiendo a la gente, que diga: ‘wow, esto va mucho más allá de lo que es una fiesta’”.

Tienes que leer también:

¿YA LEÍSTE ESTO?
¿Bioqueens? ¿Fauxqueens? Estas son las mujeres drag