Ser pasivo es todo un arte, y no es nada fácil. Estos 12 problemas que todo pasivo entiende te lo demuestran. / Foto: Especial

Ser pasivo es todo un arte, y no es nada fácil. Estos 12 problemas que todo pasivo entiende te lo demuestran.

1. No poder encontrar a un activo

Te metes a Scruff o tu app social de preferencia y te tardas años en encontrar a otro activo. O sales de antro y el chavo con el que ligas también es pasivo. Sí, hay otras cosas que también entre pasivos podemos hacer… ¡¿pero por qué chingaos es tan difícil encontrar a un activo que me ponga de rodillas y llegue hasta mi alma?! ¡¿Por qué?!

No poder encontrar a un activo es uno de los problemas que todo pasivo entiende. / Imagen: Giphy

2. Las fisuras anales

Quizá este es uno de los más horribles. Estás acá, bien inspirado, recibiendo la berenjena y zaz, culebra. Sientes el jaloncito doloroso en tu culito. O luego pasa que lo sientes hasta después, pero de que arde… arde. Y ya ni hablar de las hemorroides. Lo bueno que hay cremas y otros medicamentos que puedes usar después de un desgarre o fisura anal. Lo que sí es importante es que, si te lastimaste durante el sexo, no lo ignores. Dejarlo pasar puede agravar la herida o hacerte susceptible a que se te infecte. Así que agárrese ese pack y quítese la pena de decirle a su médico: ¡aiura!

Las fisuras anales son otro de los problemas que todo pasivo entiende. / Imagen: Pinterest

3. El switch entre dolor y placer

Ese momento de transición de cuando te dan el llegue. Al principio duele y, según el tamaño de tu hombre, hasta puedes sentir que tienes al diablo adentro. Pero en un rápido y delicioso momento, se activa el switch y boom: empiezas a sentir tanto placer que si el otro se detiene, lo matas.

Mira también: ¿Eres un power bottom? Descúbrelo aquí

4. No poder caminar derechito después de un buen agarrón

Ah, pero la noche anterior bien que le decías: ¡móntame, vaquero!

¿No poder caminar bien después de una noche de pasión? Otro de los problemas que todo pasivo entiende. / Imagen: Tenor

Mira también: ¿Cómo se hace un buen pasivo?

5. Que le propongas cambiar de rol y te diga que él “a eso no le hace”

A ver, papacito, en primer lugar “eso” no tiene nada de malo. Es más, a lo mejor y te gusta si lo pruebas. Si tu pareja tiene ganas de experimentar, ábrete a la posibilidad. Y si el que quieres experimentar eres tú, lector, y tu pareja nomás no quiere, replantéate qué tan comprometido y dispuesto está a que sean ambos los que gozan el sexo.

Mira también: Activa o pasiva, ¿qué tan necesaria es la etiqueta?

6. Depilación anal y genital

No todos lo hacen —y qué bueno—, pero quienes lo hacen, saben que es un absoluto martirio. Si lo haces con rastrillo, te cortas. Si lo haces con cremas depilatorias, te das una quemada de las buenas. Y si lo haces con cera… bueno, ya se imaginarán. Ahora sí que es, literalmente, un dolor de eggs. Pero recuerda que si lo haces, debe ser porque tú lo deseas. No porque sientas que debes tenerlo sin un solo vello. Eres un hombre, no un bebé. Y mucho menos lo hagas porque otra persona te presione. Si no puede hurgar un poquito entre la maleza, no merece llegar hasta el premio.

Y ni hablar de depilación… / Imagen: Lipstick Alley

7. Tener que preocuparte por lo que vas a comer

Y ni siquiera por estar haciendo dieta o en plan fit, sino porque hay ciertas comidas que sabes que no es bueno consumir si esa noche vas a tener invitado en tu interior.

8. El ritual de limpieza

Con lo anterior, vienen también los rituales de limpieza. Estos tampoco los hacen todos, pero los pasivos que sí los practican, saben la lata que dan. Y todo para no capearles el chile, muchachos. Para que aprendan a valorar.

Los enemas anales para que cuando deslicen la berenjena todo esté limpiecito, son otro problema que todo pasivo entiende. / Imagen: Giphy

Mira también: ¡No más enemas! La pastilla para estar listo para ser pasivo

9. Cuando piensan que pueden darte para llevar a cualquier hora del día

Nop, ser pasivo no significa que me puedes introducir tu pepino a cualquier hora. También nosotros podemos estar cansados, también nosotros podemos querer dormir solamente, también nosotros podemos tener dolor de cabeza… y también pasa que a veces no tenemos ganas de ser penetrados. Eso no significa que no podamos tener sexo. Recordemos que también existe el sexo oral, los espadazos, el froti froti contra el colchón o unas buenas manuelitas.

Hay mucho más que solo penetración. / Imagen: Giphy

Mira también: Los 10 mandamientos del buen activo

10. El dolor de rodillas después de un round de perrito

Te fuiste a la casa de tu ligue y regresaste con las rodillas como si te hubieras ido a la Villa gateando. Sabemos que el que te pongan de perrito es uno de esos placeres de la vida a los que no queremos renunciar, pero cuídense tantito. Que si no, van a llegar a la edad de Chabelo sin poderse agachar y pensarán: debí hacerle caso a los de Homosensual. Ponte una almohada en las rodillas cuando sepas que toca round y listo.

Mira también: 8 cosas que todo activo quiere de un pasivo

11. Cuando te toca un eyaculador precoz

El problema no es en realidad que sea un eyaculador precoz, sino que muchos terminan y se olvidan de que nosotros también estamos ahí. ¡Y también queremos nuestro orgasmo! Sean buenos activos y traten de aguantar para que podamos seguirlos sintiendo adentro. Y ayúdenos también a terminar. No todos pueden venirse por estimulación de la próstata nada más. Una buena masturbadita mientras estás penetrando a tu muchacho no estaría nada mal.

Otro problema que todo pasivo entiende es que tu ligue termine súper rápido cuando tú a penas vas empezando. / Imagen: Giphy

12. El estigma de ser pasivo

Este es el peor de todos. Que a los pasivos se les vea como menos hombres que a los activos. En primer lugar, estamos hablando de roles sexuales, muchachos. Lo que te gusta en el sexo, no define tu personalidad. Así que paremos ya con todo el bottom shaming y mejor celebremos y disfrutemos a los pasivos, que sin ellos, los activos ni serían activos.

El bottom shaming o pasivofobia es otro de los problemas que todo pasivo entiende. Acabemos con él de una buena vez. / Imagen: Giphy

Mira también: 7 estereotipos sobre pasivos que ya nos tienen hartos

¿Tú a qué otros problemas te has enfrentado siendo pasivo?

Tienes que leer también: