¡Así que todos el gimnasio!

No a todos nos gusta hacer ejercicio, y está bien. Pero hay otros que vemos en el ejercicio la mejor forma de verse y sentirse saludable, además de tener más armas para ligar en fiestas, bares y antros. Pero ¿qué pensarían si les dijéramos que el ejercicio puede ayudarnos a mejorar nuestras erecciones?

En esta ocasión queremos hablar de cuatro beneficios del ejercicio para mantener por más tiempo una erección a la hora de tener relaciones sexuales con nuestra pareja o con el chico que acabamos de conocer y queremos llevarnos a la cama.

Mejor circulación = Erecciones más potentes

El ejercicio cardiovascular mejora tu circulación y gracias a esto tus erecciones son más duraderas y vigorosas. En plena erección, nuestro cerebro está conectado con nuestro pene, gracias a esto el flujo de sangre es mayor y nuestro pene lo agradece. Se sabe que los hombres que padecen la disfunción eréctil son propensos a presentar problemas cardiacos.

Lleno de venas… ¡como te gusta!

Mejor actitud! y mayor libido

No se trata de conseguir un cuerpo súper estilizado ni de obtener el sixpack del estómago, existen distintos tipos de cuerpo, somos distintos. Por esta razón, el ejercicio es indispensable en nuestra vida diaria ya que nos ayuda a mejorar nuestra autoestima, lo cual se traduce en mayor confianza durante el sexo e incluso durante un simple coqueteo. Al ejercitarnos liberamos endorfinas, hormonas relacionadas a la sensación de bienestar y el aumento de la libido.

Mayor producción de testosterona

La testosterona es indispensable durante una erección, ya que gracias a ella es posible que nuestro cuerpo drene la sangre suficiente para levantar ese mástil. Llevar un entrenamiento constante nos ayuda a que nuestro cuerpo esté listo para la acción, libre de preocupaciones y dispuesto a buscar el placer.

Piernas fuertes, pene poderoso

Esto no tiene que ver únicamente con el catálogo del kamasutra gay (aunque sí ;)). Las piernas tienen los músculos más grandes del cuerpo. Mantenerlas en movimiento, por tanto, permite que los vasos sanguíneos se expandan y se llenen más rápidamente. Solo así nuestra entrepierna ocasiona erecciones más placenteras y potentes.

Todos somos distintos, pero algo que nos une como seres humanos es el sexo. Inténtelo y cuéntenos su experiencia ;).