Claro que las lesbianas también practican el beso negro, estos son algunos tips. / Foto: Allure

Porque las lesbianas también le entramos al beso negro bien y bonito, aquí algunos tips para que triunfen en el arte del annilingus.

El annilingus, también llamado beso negro, es esa práctica muy conocida en el mundo gay, pero no tan comentada en el lésbico y el heterosexual. Aunque ojo, no por no ser comentada no es realizada, eh. Esta práctica consiste en estimular la zona anal con la lengua y los labios y, aunque es una excelente forma de estimular el punto G de los hombres, en esta nota nos vamos a enfocar en el beso negro entre las lesbianas.

*¡Apoya al periodismo LGBT+! Conviértete en suscriptor de Homosensual aquí.*

Gracias a la gran cantidad de terminaciones nerviosas que tiene, el ano es una de las zonas más erógenas de nuestro cuerpo. Y aunque su estimulación aún sigue siendo un tabú dentro de la sexualidad, cada vez se hace menos extraño escuchar las palabras ‘beso negro’ entre las lesbianas.

El beso negro no es un placer exclusivo del sexo gay, las lesbianas también lo hacen. / Imagen: Tenor

Recuerdo la primera vez que escuché de esta práctica entre nosotras. Estaba con mis amigas y platicábamos de distintas experiencias sexuales, y cuando una de ellas mencionó el beso negro, me sorprendí. Por supuesto nunca pensé que fuera algo exclusivo del sexo gay, es más bien que nunca me pasó por la mente ni hacerlo ni que me lo hicieran. En ese momento pensé: Uh-uh, I don’t think so.

«Uh-uh, no lo creo». Para disfrutar del beso negro debes dejar ir todos los tabúes que tenías sobre esta práctica. / Imagen: Giphy

Pero una vez que te lo propones, pasas de ahí al ‘hmmm, podría ser’, y de repente ya llegaste al: ‘¡VA!’. Así que el primer paso para aventurarse en la práctica del beso negro es quitarte de la mente la idea de que se trata de algo sucio, porque no tiene por qué serlo. Pero a eso llegaremos ahorita.

Cómo prepararme para un beso negro

Como ya dije, creo que lo primero es prepararte psicológicamente, quitarte el tabú de la cabeza y decir ‘órale, vamo’a probar’. Eso sí, ve tan despacito como ocupes. No tienes que comerle el duraznito a la primera. Empieza familiarizándote con la zona primero. Puedes empezar tocándolo suavemente con tus dedos y ver las reacciones que eso provoca en tu pareja o en ti, según sea el caso.

Explórense tanto como necesiten y cuando ya decidan dar el paso, ahora sí tengan en cuenta lo siguiente: la higiene es FUNDAMENTAL.

La higiene es fundamental, así que vaya a lavarse ese duraznito. / Imagen: Giphy

Lo primero que hay que hacer es lavar la zona. Con esto se asegurarán de eliminar todo rastro de desecho de su duraznito precioso, además de evitar que su muchachona se tope con malos olores y sabores. Aunado a esto, pueden utilizar ya sea condones o diques dentales que puedes poner en tu lengua o en el ano de tu pareja y hacer la práctica más segura.

Una de las barreras bucales que puedes utilizar son los diques dentales. / Imagen: Tumblr

Una vez que ya tenemos resuelto el tema de la limpieza, ahora sí, procede a hacer magia con tu boquita. Dicen las expertas que la mejor forma de iniciar es haciéndole sexo oral a tu pareja para ponerla en el mood. También porque no es recomendable regresar a su vajayjay después de haberle hecho el beso negro, sobre todo si no usaste una barrera bucal.

Ya que estás comiéndole el mazapancito, puedes empezar a bajar con tu lengua a la zona perianal. También puedes usar tus dedos para tocarla suavemente y si usas lubricante, mejor. Explora el cuerpo de tu pareja y ya que ambas se sientan seguras, acerca tu boquita a su lado oscuro y empieza besándolo y luego masajeándolo con tu lengua. Ya si ambas quieren y se les antoja, puedes succionarlo o introducir tu lengua, pero esto siempre que AMBAS quieran.

Y ya de ahí, muévete con toda la libertad que te permitas. A la par puedes utilizar juguetes sexuales con tu pareja, usar tus dedos para estimular su clítoris o llevarlos al interior de su vajayjay. Todo queda al servicio de su creatividad.

¿Puedo adquirir o transmitir una ITS durante el beso negro?

Sí, bebé, sí puedes. Porque es una realidad que el ano es ese lugar por el que nuestro cuerpo desecha lo que tiene que desechar. Y por lo mismo puede haber bacterias, virus y otros microorganismos de los que tenemos que protegernos cuando vamos a hacer un beso negro.

Algunas de las ITS que se pueden adquirir y transmitir durante esta práctica son el VPH, la hepatitis A, B y C, gonorrea, herpes, entre otras. Pero no se preocupen, no significa que tengan que renunciar a los placeres del beso negro, nomás significa que se me tienen que cuidar.

¿Qué pueden hacer?

Utilizar una barrera bucal de látex mientras lo realizan. Ahora que si lo que quieren es hacerlo en directo, también se puede. Vayan a hacerse una revisión de ITS para corroborar que sea seguro y sigan las medidas de higiene que les pusimos arriba y listo, muchachas. Pero esto es en realidad lo que se recomienda para TODA práctica sexual.

Como para toda práctica sexual, te recomendamos ampliamente usar protección al realizar un beso negro. / Foto: CDC

Así que, chicuela, si quieres entrarle a la práctica del beso negro, aventúrate sin miedo y con muchas ganas, que la sexualidad está pa’vivirse y pa’gozarse sin tabúes, nomás con cuidado, consenso y responsabilidad. Esperamos que esta nota te haya servido y si tienes experiencias que quieras compartir con nosotros, son todas bienvenidas.

¿Tú ya sabías qué es el beso negro?