Tomar pastillas para las erecciones sin necesitarlas es algo que cada vez más popular. ¿Pero es seguro?

Un urólogo nos platicó acerca de los pros y contras de tomar pastillas para las erecciones sin necesitar de ellas. Infórmate, diviértete y ¡cuídate!

Casi todos al menos hemos escuchado sobre esas pastillas mágicas que le regresan la vida a los hombres mayores o a los que tienen problemas a la hora de despeinar la cotorra. ¿Pero qué pasa si las tomas cuando realmente no las necesitas?

La idea puede extrañarle a mucha gente. Si un joven es sano, fuerte, y tiene la presión arterial en el rango en el que debe estar, ¿entonces por qué tomaría una de estas pastillas para las erecciones?

La idea no suena tan descabellada si nos ponemos a pensar en todo lo que ya le metemos a nuestro cuerpo sin necesitarlo. Y si además recordamos todas las otras sustancias que buscamos para divertirnos o porque nos hacen sentir bien, como el alcohol y la marihuana hasta otras cosas que ya conocen, pero que no voy a mencionar para no dar el mal ejemplo ni darles ideas y meterlos en problemas.

Si ese joven sano y fuerte ya puede tener erecciones largas, duras y duraderas (ay, por poquito se me va la idea), aun así puede que no le suene mal tomar pastillas para tener erecciones extraordinarias. Hacerlo es un plus, como ya estar bien despierto y de cualquier forma tomar una bebida energética. O ir al gimnasio y alimentarnos bien, pero además echarnos una malteada de proteína después del entrenamiento.

No se escandalicen al hablar de pastillas para las erecciones sin necesitarlas, solo hay que informarse. / Foto: Mean Girls

¿Qué son estas pastillas?

Sildenafil no es el Santo del 14 de agosto, es un compuesto químico que tienen este tipo de sustancias para tratar la disfunción eréctil y la hipertensión arterial. O sea, saben que cuando andamos como burro en primavera, nuestro cerebro manda la orden de bombear mucha sangre hacia nuestro pene.

Pues bien, cuando los hombres ya no tenemos veinte años o tenemos algún problema físico o psicológico, estas pastillas ayudan al rendimiento, a bombear la sangre como se debe en cuestión de minutos. Hoy muchos las consideran una droga social que se puede conseguir muy fácilmente en cualquier farmacia o en internet. Cada vez las buscan más hombres sin ser impotentes para buscar orgasmos seguidos, durar más, recuperarse rápido, aumentar la rigidez o para no quedar mal después de haber consumido otras drogas que les baja el apetito.

¿Qué dice el experto?

Pero no me crean a mí, créanle al urólogo Abraham López Zepeda. En exclusiva con Homosensual, él nos explicó todo lo que queríamos saber sobre el hecho de tomar estas pastillas sin tener la necesidad. Según él, el pionero fue sildenafil, encontrado en productos como Viagra, Viagra Jet (el único medicamento que reduce el tiempo para lograr el efecto terapéutico a 15 minutos, y es masticable), Patrex y Maxifort.

Después aparecieron otros principios activos semejantes: tadalafil (en Caillis), vardenafil (en Levitra) y lodenafil (en Helleva). La dosis recomendada para el primero es de 25, 50 o 100 mg; para el segundo y el tercero de 5, 10 o 20; y para el cuarto de 40, 80 o 160. El primero, el tercero y el cuarto tardan una hora en iniciar su efecto, y el segundo, dos. Sildenafil tiene un efecto aproximado de 3 a 5 horas, tadalafil unas 17.5 horas, vardenafil de 4 a 5 y lodenafil unas 6.

¿Y los efectos secundarios?

Tenemos que considerar los efectos secundarios de la pastilla del amor. Por ejemplo, el dolor de cabeza, rubor facial, congestión nasal, alteraciones visuales, reflujo, dolor lumbar y —rara vez— priapismo (una erección no deseada y prolongada del pene).

Cualquier medicamento puede presentar, en algún porcentaje de la población, un efecto secundario que puede ser desde algo muy sencillo hasta algo bastante delicado. Y hay quienes son alérgicos a estos productos que pueden ser muy peligrosos para los pacientes con enfermedades cardiacas, con insuficiencia hepática severa o con insuficiencia renal terminal.

Mira también: Guácala qué rico: los 5 fetiches más cochinos (+18)

¿Todos esos efectos secundarios? Respiren, que siga la explicación. / Foto: imgur.com

Según el urólogo Abraham López Zepeda, quienes pueden tomar estas pastillas son los hombres con disfunción eréctil orgánica y psicológica. También algunos pacientes con hipertensión pulmonar y hombres que busquen el uso recreativo que les hemos estado platicando todo este tiempo. Hombres que buscan aumentar la calidad de las erecciones para una actividad extensa y extenuante.

Lo que debes saber sobre tomar pastillas para las erecciones

  • El uso concomitante con ingesta de alcohol moderada no presenta problemas.
  • Su uso es seguro bajo supervisión e indicación médica por especialista.
  • El uso recreativo representa un riesgo al paciente que desconoce las contraindicaciones y/o efectos secundarios no deseados.
  • La única dependencia que pueden generar es psicológica. Es decir, que el paciente experimente ausencia o disminución en la calidad de erección por sentirse inseguro o ansioso sin uso de este medicamento.
  • Su uso recreativo es factible posterior a que un especialista realice una valoración inicial correspondiente.
  • El uso recreativo sin indicación médica es responsabilidad absoluta de quien lo practica.
  • Si la duración de la erección continua es mayor a cuatro horas es urgente ponerse en contacto con un urólogo.
  • No se recomienda su uso más de 4 días a la semana, excepto Ciallis de 5 mg en su modalidad diaria.

Mira también: 10 mitos del porno gay

Por último, pensemos que…

Si siempre queremos una galleta más o un día más de vacaciones… ¿por qué no también querríamos tener mejor sexo durante más tiempo y sentirnos grandes y enérgicos? En primera instancia la idea suena atractiva, pero recuerden que al final hablamos de drogas que le metemos a nuestro cuerpo porque queremos sentirnos eufóricos e insaciables.

Tenemos que hacerlo con cuidado, hablar antes con el médico, buscar segundas opiniones, y nunca abusar. Tampoco mezclar drogas o medicamentos (sobre todo ketoconazol, itraconazol [para la infección por hongos] o ritonavir [tratamiento para VIH]), ni comprar productos en el mercado negro.

¿Les da curiosidad? ¿Ya lo han hecho? ¿Cómo les fue? ¡No olviden usar condón!