Sentarse a hacer números es una tarea que puede ser abrumadora para cualquiera. Las personas trans, al tomar la decisión de transicionar hacia una vida más acorde con nuestro género, nos topamos con gastos muy fuertes y distintos al de la mayoría

¿Cuánto cuesta hacer el cambio?

2047.ahorrar-dinero.jpg-550x0Recientemente, me han preguntado varias veces sobre cuánto me he gastado en toda mi transición. Me es súper difícil contestar, porque llevo muchos años en ello, porque nunca me propuse hacer una cuenta y porque en el camino se me han atravesado otras cosas (problemas de salud, episodios de depresión, etc.) que tienen que ver con mi transición pero no de una manera totalmente directa. Es muy común que uno al descubrir las posibilidades de la transición médica y legal, se preocupe más por cómo externarlo a la familia o los amigos, se imagine cómo serán los cambios físicos y mire con una mezcla de añoranza e ilusión las cicatrices en el torso de famosos hombres trans… olvidando la cuestión económica o restándole importancia.

Sin embargo, la parte económica es de vital importancia al planear una transición. Nos guste o no, vivimos en un mundo donde un tarjetazo abre más puertas que muchos otros medios. Es cierto que los servicios de seguridad social en el mundo deberían darse cuenta de que las personas trans estamos extremadamente desprotegidas en cuanto a atención médica… y no olvidemos que, frecuentemente, los servicios de salud pública son extremadamente deficientes para todxs (cosa que no debería ser). Parte de transicionar responsablemente es asegurase de que no tendrás que poner en riesgo tu salud por la cartera.

Aquí no deseo desanimar a nadie, simplemente informar realidades para poner mi granito de arena para que se tomen más decisiones conscientes y menos con la tripa por delante. Como disclaimer, dado a que he transicionado en México, hablo de pesos mexicanos.

Psicoterapia.

Como lo mencionaba antes, asistir a psicoterapia es una parte importante del andar #TransSensual. El tiempo total en que se esté en terapia depende del paciente y de la consideración profesional del terapeuta sobre el avance; ir a terapia no es algo que se resuelva en dos meses, a la salud mental no se le puede corretear. Generalmente, la psicoterapia es semanal y el rango de precios es muy variable según el terapeuta o el lugar en que atienda: hay quienes cobran 300 pesos por consulta y hay quienes cobran 1500 pesos por sesión.

Tratamiento hormonal.

Una dosis de testosterona va de los 150 a los 1400 pesos dependiendo del tipo de fórmula: una formula “chafa” es barata pero los diagnosedefectos secundarios y los bajones cuando concluye el ciclo de vida de la dosis en el cuerpo son más marcados. Las fórmulas más estables suelen ser más caras por el trabajo que le implica al laboratorio desarrollarlas. Lo de menos es la inyección, de verdad. Es tremendamente irresponsable auto-medicarse hormonas, es muy importante llevar la vigilancia de un endocrinólogo capacitado y calcular los honorarios de éste (igual que la psicoterapia, el rango puede ser muy variable). También hay que calcular el gasto de los análisis de monitoreo que se necesitan: análisis de sangre, análisis de imagen (ultrasonidos pélvico y mamario), pruebas de función hepática y otros que puedan surgir en el trayecto, como análisis de orina. La frecuencia de los análisis se va espaciando conforme uno avanza el tratamiento, ya que los niveles hormonales se van estabilizando, pero dependen mucho de cada organismo, su desarrollo y metabolismo. En mi caso particular, empecé con análisis cada tres meses y ahora los llevo cada seis meses. El costo de los análisis depende del laboratorio, pero por lo general, los perfiles hormonales son los más caros; así que consultar el gasto de esos en un laboratorio puede darte una noción del costo de los otros.

Cirugías.

Sin duda alguna, la parte quirúrgica es la más cara de todas y se tiene que planear con tiempo por una razón muy sencilla: es permanente. Vale más ahorrar unos años más que terminar con una cirugía mal hecha o que derive en complicaciones a la salud. Al planear cualquier intervención quirúrgica, hay que considerar gastos pre-operatorios (consultas médicas, análisis de sangre, traslado y estadía si te vas a operar fuera de tu ciudad) y post-operatorios (medicamentos, visitas al médico, fajas especiales o aditamentos que se requieran para la recuperación); además del gasto en sí de la operación, donde se considera el uso del quirófano, los honorarios del anestesista y los del cirujano. De igual manera, lo que cobre un doctor depende del hospital, de su renombre y experiencia… dado a que la intención es que los resultados sean estéticos, siempre es conveniente elegir un cirujano plástico (o el que corresponda, según el tipo de operación) que tenga experiencia en tratamientos para personas trans. Por ejemplo, no es lo mismo hacer una mastectomía bilateral por cáncer que una por reasignación. Aunque ahorrar grandes sumas de dinero para una cirugía pueda ser abrumador, no escatimes recursos y elige a un médico preparado que te inspire confianza… no cualquier carnicero que te cobre barato.

Como morbo o dato cultural, rara vez he cotizado mastectomías bilaterales con médicos de confianza en menos de 150 o 60 mil pesos. En ocasiones se requiere una segunda intervención para corregir fallas que pudieran quedar de la primera operación (piel colgada, por ejemplo). El costo de una histerectomía (remover el útero y los ovarios) es considerablemente más bajo… y las reasignaciones genitales son las más caras. Por principio de cuentas, en México no hay cirujanos capacitados para realizarlas y revisando sitios estadounidenses, una metoidioplastía (queda similar a un “kit” pene-testículos mini) va de los 7 mil a los 45 mil dólares, mientras que una faloplastía (que resulta en un pene de tamaño más grande, pero poco estético) puede alcanzar más de 250 mil dólares.

Cambio de documentación.

Aunque el trámite sea “gratuito” sí hay cosas que pagar. Actualmente, sólo puede realizarse en el Distrito Federal y se está revisando la ley para intentar que sea menos tedioso. Por lo pronto, lo que hay que pagar son los dictámenes y la asistencia de dos peritos a la audiencia; estos son un médico y un psicoterapeuta que avalen el caso. Este gasto implica entre seis mil y ocho mil pesos. También hay que pagar fotocopias y traslados, es algo un poco tedioso pero vale la pena hacerlo para evitar la discrepancia entre lo que aparece en los documentos y la verdadera identidad de cada una. Igual que cualquier otro ciudadano, hay que pagar los trámites siguientes, como las nuevas copias certificadas del acta de nacimiento o los nuevos certificados escolares como si se tratara de una reposición común y corriente.

image_167617_6Las cosas no caen del cielo, hay que hacerlas suceder. La mejor manera de comenzar a trazar tu plan económico es evaluar tu propia situación: si ya eres laboralmente activo y tienes cierta estabilidad económica, los gastos pueden ser más desahogados pero si no es así, hay opciones. Puedes empezar por controlar tus gastos y ordenar tus prioridades: gastar menos en cervezas cada fin de semana o planear salidas más modestas con tus amistades pueden ayudarte más de lo que imaginas para empezar un buen fondo de ahorro; también puedes acercarte a un banco e informarte sobre planes que puedan ayudarte a tener una base económica más estable. Considera empezar a trabajar, aún siendo estudiante puedes encontrar opciones… sí, puede que no sea agradable tener que pasar unos meses trabajando con un gafete con el nombre que no te gusta o que no se trate de tu dream job, pero piensa que eso no será algo permanente y para llegar al final del recorrido, hay que empezar a caminar. También puedes generar tus propios recursos y tomar el reto de auto-emplearte. A fin de cuentas, sentar bases de centavo en centavo es algo que todxs tenemos que hacer alguna vez en la vida y si eso te llevará a cumplir metas muy importantes para ti, razón de más. ¡Dicho lo cual, adelante!