Mauricio habló de un acontecimiento que marcó su vida, del cual derivó una ”aberración”. ¡Calma tu ira, Altísimo!

Después de su patética estrategia para obtener los reflectores de la prensa y estar en boca del público, el conductor de su espectáculo… digo, de espectáculos, aseguró nunca haber dicho que la homosexualidad era una enfermedad o que esta tenía cura.

Fue a través de un Facebook Live donde Mauricio habló de un suceso que marcó su vida cuando era niño y que influyó en el rumbo que llevó su vida.

Cuando yo tenía tres años hubo un hecho que marcó mi vida para siempre; una situación estando en las regaderas de un club, en ese momento pasó algo que afectó mi vida y cambiaron la cables de mi destino. En ese momento empecé a compararme con todos, no solamente en el aspecto físico, sino a compararme en un mundo eterno de frustración y de culpa, empecé a ver quién era más guapo que yo, empecé a ver quién tenía el miembro más grande que yo, empecé a ver quién tenía el coche mejor que yo […] y empecé a entrar a un círculo vicioso que se llama fijación y de ahí vino una obsesión y una aberración.

 

¿YA LEÍSTE ESTO?
Lo que debes saber sobre ser un trabajador sexual

Finalizó enviando un mensaje a la comunidad gay, jurando que la respeta “y aquí estoy cuando requieran mi ayuda […] simplemente retomé mi vida de cuando era niño”.

Mauricio, no se ofrece ayuda cuando no te puedes ayudar ni a ti mismo, tu mensaje daña al colectivo LGBT+ con ideas erróneas en medio de una lucha por nuestros derechos; y tus mentiras, por lo mientras, siguen acabando contigo.