Foto: Oveja Rosa

Hace unos días en Los Ángeles, California se llevó a cabo un suceso trágico que ha dejado a toda la localidad asombrada e indignada.

Se trata de un niño que días antes de que fuera asesinado por su propia madre, lo torturó junto con su pareja y sus otros ocho hijos. Algunas de las cosas que le hicieron fue dejarle caer salsa caliente en su boca, prohibirle el acceso al baño, azotarlo contra el piso y golpearlo con el cinturón.

Días después de que el niño sufriera esos ataques quedó sin vida en el hospital, su mamá argumentó que un día antes se había caído de las escaleras.

Foto: Gente

Los hermanos del menor confesaron que habían sido obligados por su madre a torturar a su hermano vigilándolo para que siempre permaneciera de pie y peleando con él.

El Departamento de Servicios para Niños y Familias dio a conocer que previamente el niño le había comentado a su madre que le gustaban los niños, por lo que ese es uno de los motivos principales que hizo que su mamá llevara acabo ese acto.

Actualmente este caso continúa abierto y la madre junto con su pareja tendrán una audiencia el próximo mes, sin embargo están acusados de tortura y asesinato.

Foto: ADN 40

Es lamentable que estas acciones continúen ocurriendo y peor aún si quien lo hace es tu propia familia.