El actual gobierno ha suspendido la convocatoria del Centro Nacional para la Prevención y Control del VIH-SIDA (Censida). / Foto: El Sol de Hermosillo

Varias organizaciones de la sociedad civil se han pronunciado en contra de una posible suspensión de los estímulos económicos; exigen que se publique la convocatoria.

Luego de que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador retrasara la convocatoria del Centro Nacional para la Prevención y Control del VIH y el sida (Censida) —que se publica en el mes de febrero de cada año—, varias organizaciones de la sociedad civil (OSC) han levantado la voz en contra de una posible cancelación.

Dicha convocatoria otorga recursos económicos a las OSC con el objetivo de continuar con proyectos para la prevención y detección de VIH e Infecciones de Transmisión Sexual (ITS).

Fue Elvira Madrid Romero, presidenta de Brigada Callejera de Apoyo a la Mujer “Elisa Martínez”, quien dio a conocer la suspensión de los recursos por parte del actual Gobierno.

A través de una conferencia de prensa, Madrid Romero, Georgina Gutiérrez Alvarado, presidenta de Movimiento Mexicano de Ciudadanía Positiva, y Alejandro Brito Lemus, director de Letra S, destacaron la importancia que tienen estos proyectos para llegar a la población más vulnerable.

Las OSC han realizado un papel muy importante para la prevención del VIH-SIDA. / Foto: HuffPost

Asimismo, reconocieron que algunas organizaciones han sido señaladas por desviar recursos económicos; sin embargo, les ha desconcertado que la nueva medida del Gobierno afecte a todas las organizaciones que sí están comprometidas con el bienestar de la población.

En entrevista exclusiva con Homosensual, Luis Guzmán, presidente del Consejo Consultivo de Codice A.C., afirmó que el trabajo realizado por las OSC ha sido fundamental para el tratamiento del VIH, reconociendo que es necesario el apoyo económico otorgado por el Gobierno de México:

Es preocupante que el presidente satanice a las organizaciones de la sociedad civil por igual. No todas son iguales y existen muchísimas que sí trabajan. La cancelación de la convocatoria de Censida traerá que la respuesta al VIH/SIDA se vea mermada y se ponga en riesgo cumplir con los objetivos de la agenda 2030.

La epidemia de alguna manera está atendida y contenida por el trabajo que realizan las OSC con el poco dinero que se ofertaba en la convocatoria.

El dinero no se entrega de manera directa, sino que se concursa con proyectos que resultan viables. Ojalá el Gobierno federal reaccione, ya que las instituciones de salud no tienen la capacidad de atención ni la confianza de las poblaciones clave.

Datos del 2018 del Censida dejan de manifiesto que, del presupuesto destinado a través de la convocatoria (un total de 105,630,498 pesos), se beneficiaron a 122 proyectos, cada uno con un estímulo de 865,823 pesos.

¿YA LEÍSTE ESTO?
Estos son los ganadores LGBT+ del Premio Maguey Enqueerate 2019

Brito Lemus y Gutiérrez Alvarado compartieron varios datos muy importantes: hasta diciembre de 2017, se estimaba que 230 mil personas viven con VIH en nuestro país, de las cuales 147 mil tienen acceso a un tratamiento retroviral.

Del mismo modo, Censida ha reconocido que gracias a las OSC se han evitado más de 65 mil muertes relacionadas al VIH-SIDA.

Por su parte, Rodrigo Moheno, Secretario General de la Fundación México Vivo, nos comentó que gracias a las OSC, la ayuda para prevenir y detectar el VIH ha llegado a personas vulnerables, un trabajo que se vería afectado por la suspensión de la convocatoria de Censida:

Es muy lamentable y tendrá serias repercusiones en la atención a la epidemia en el corto, mediano y largo plazo, y por ende en la salud pública. Las OSC con trabajo en la respuesta al VIH, gracias a la histórica colaboración con Censida y la complementariedad de especialización, llegamos a comunidades prioritarias donde no llega nadie, llevando servicios, prevención, detección, consejería, acompañamiento, vinculación a servicios de salud a través de las redes que hemos creado, las comunidades y la experiencia de años.

Este trabajo colaborativo ha tenido importantes resultados para el cumplimiento de los acuerdos internacionales que ha suscrito México, para disminuir nuevos casos, para diagnosticar más temprano y para atender oportunamente a quien lo requiere. Esta medida repercutirá en la suspensión de muchos servicios —que de por sí no son suficientes— enfocados a poblaciones en la mayor vulnerabilidad.

Las consecuencias de esta medida afectarán principalmente a la población, a la población que en unos meses quedará desprotegida y sin acceso a múltiples servicios indispensables para mantener su salud, para prevenir el VIH, para diagnosticar a quien ya lo tiene y para acercar al tratamiento a quien ya lo tiene. No solo implicará un retroceso en los avances logrados, implicará la afectación de miles de vidas humanas.

Quisiera no mencionar lo que esto significa, pero debemos hablar con toda franqueza, significa que aumenten el número de transmisiones, que aumenten las muertes a causa del sida, que aumente el gasto público por hospitalizaciones a personas detectadas tardíamente, que se ponga en riesgo la salud y vida de cientos de miles de personas. Desde el enfoque que se vea, es lamentable, alarmante y un atentado a los derechos humanos de la población.

Lo que exigen las OSC

A través de redes sociales, las OSC exigieron seis puntos importantes:

¿YA LEÍSTE ESTO?
Piden a organismos internacionales ayudar a legalizar el matrimonio igualitario

1. El cumplimiento de los compromisos adquiridos con la ciudadanía, con instancias regionales e internacionales para lograr una generación libre de sida.

2. La publicación de la convocatoria anual del Censida para que las poblaciones en mayor riesgo y vulnerabilidad accedan a servicios y estrategias preventivas.

3. Diferenciar a organizaciones que son intermediarias y no cumplen compromisos adquiridos, de aquellas que son parte de la respuesta nacional del VIH e ITS.

Gracias a las OSC, miles de personas que viven con VIH han recibido tratamiento retroviral. / Foto: Gaceta Médica

4. Evitar generalizaciones y acusaciones de corrupción dirigidas a todas las organizaciones de la sociedad civil.

5. Que el gobierno federal garantice la existencia de proyectos preventivos de VIH con participación significativa de personas afectadas y organizaciones civiles.

6. Diálogo con Secretaría Salud Censida para plan de largo plazo ante el VIH, que incluya financiamiento público para estrategias donde OSC tienen ventaja comparativa.

México es un modelo internacional

Este pronunciamiento se da a unas semanas de que México se convierta en la sede de la Décima Conferencia Internacional de VIH y Ciencia, evento que reunirá a más de a seis mil científicos de todo el mundo para presentar y analizar los avances más recientes en materia de VIH y del sida.

Por último, expusieron que México ha sido reconocido como un modelo internacional por su estrategia de financiamiento público de las OSC para la prestación de servicios y la implementación de proyectos preventivos para VIH y otras ITS.

Ricardo Román, consultor en temas de VIH y LGBT, compartió con Homosensual los logros en materia de prevención obtenidos en años recientes gracias a la convocatoria de Censida, así como los riesgos que conlleva la cancelación de la misma:

Debido a que los Sistemas de Salud en México tenían brechas para atender la prevención del VIH-SIDA, las OSC se organizaron y lograron que se etiquetara presupuesto por medio de la Convocatoria Pública del Censida. Con el tiempo dicha convocatoria evolucionó, integrando mecanismos de transparencia y fiscalización de recursos, y centrando su mayor esfuerzo en intervenciones con alto costo-efectividad.

Como resultado, donde existe un trabajo estratégico del personal de salud, academia y la sociedad civil, logramos estabilizar la epidemia; caso contrario, tenemos a los estados de Tabasco, Quintana Roo, Veracruz y Campeche con la tasa de mortalidad más alta del país y donde hay desarticulación.

Otro resultado del trabajo estratégico es que entre 2012 y 2018 se redujo en un 18% los casos diagnosticados de manera tardía, y esto gracias a que la convocatoria puso gran parte de sus recursos en insumos de prevención y diagnósticos de VIH e ITS, y apoyó al modelo de Centros Comunitarios de Detección.

En primer lugar, el cierre de la convocatoria se hace sin considerar que no exista un retroceso en los resultados que hemos logrado. Y en segundo, es posible que parte de la sociedad civil se vea afectada y deje de dar servicios de salud integrales de calidad a personas de la comunidad.

Es importante considerar que en lugar de cerrar la convocatoria, esta se mantenga y se abra un diálogo en el que se pueda hacer una transición, que posibilite que la experiencia por años ganada por la sociedad civil no se pierda y que los sistemas de salud se comprometan a reducir la incidencia de VIH y la sociedad civil tenga un nuevo rol en la lucha contra el VIH y el sida.

La circular de AMLO

La circular que el presidente Andrés Manuel López Obrador mandó a su gabinete. / Foto: Proceso

A través de una circular dirigida a su gabinete, fechada el 14 de febrero de 2019, AMLO dio a conocer su decisión de no transferir recursos del presupuesto a ninguna organización social, sindical, civil o de movimiento ciudadano, con el objetivo de “terminar en definitiva con la intermediación que ha originado discrecionalidad, opacidad y corrupción”.

En el mismo documento, el presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó que todos “los apoyos para el bienestar del pueblo se entregarán de manera directa a los beneficiarios”.

Es vital que se sigan llevando a cabo proyectos para prevenir el VIH y otras ITS, por lo que esperamos que el Gobierno de México reconsidere su decisión.

Con información de ADN Político, 20 minutos, Quadratin y Proceso.

Tienes que leer también: