El VIH en Venezuela se intenta tratar con antirretrovirales naturales que no sirven de nada. / Foto: Istock

Estas son las riesgosas alternativas a las que algunos venezolanos recurren ante la crisis que sufre el país.

La dura crisis que enfrenta venezuela es por demás alarmante. El país al mando de Nicolás Maduro enfrenta una crisis humanitaria de la que ya mucho se ha hablado, pero uno de los sectores menos abordados, es el de la población que vive con VIH.

Aunque el gobierno de Maduro asegure enfrentar una “guerra económica” y responsabilice a Estados Unidos por la crisis que enfrenta, es importante prestar atención a poblaciones vulnerables como esta.

Mira también: Fundaciones a las que te puedes acercar para saber más sobre el VIH

La falta de medicamentos en Venezuela es un tema alarmante. El uso de “antirretrovirales caseros” no sirven para las personas que viven con VIH. / Foto: El Nacional

El “licuado milagroso”

Ante la escasez de medicamentos —tales como antirretrovirales— para personas que viven con el Virus de Inmunodeficiencia Humana, la población ha optado por recurrir a otras alternativas.

Con una licuadora, 750 centímetros cúbicos de agua, y hojas verdes de guásimo o guazuma ulmifolia, es como las personas que viven con VIH en Venezuela buscan tratarse en medio de la falta de recursos que se vive en dicho país. Una bebida antirretroviral que intenta suplantar los medicamentos idóneos para tratar con el virus, pero hay una realidad: el “licuado milagroso” no sirve.

El ”licuado milagroso” para los venezolanos con VIH no sirve, así lo declaran expertos en la salud. / Foto: Reuters

Mira también: Famosos que viven con VIH

El médico internista José Félix Oletta, exministro de salud y miembro de la organización no gubernamental Red Defendamos la Epidemiología, fue claro al hacer mención de que tal bebida no tiene los efectos que los consumidores esperan.

El popular licuado ha sido consumido durante años en distintos países, aludiendo a ser un tratamiento natural y complementario a enfermedades como el VIH y la diabetes. En Venezuela, la receta había llegado por recomendación de algunos médicos que aseguraban que este conservaba nutrientes que lograban mantener las defensas altas en personas que viven con VIH y que no estaban tomando sus medicamentos. 

Algunas pruebas clínicas pueden tener un costo de 87 dólares (cerca de 50 mil bolívares) y una caja con 30 unidades de antirretrovirales podría costar hasta 85 dólares. A esto, consideremos que el salario mínimo mensual en Venezuela es de 7 dólares. Es decir, es algo que se vuelve imposible de costear.

Qué difícil situación es la que está pasando la población con VIH en Venezuela… ¡Tenemos que hacer algo!

Con información de Excélsior.

Tienes que leer también: