de VIH
La agenda de VIH en el próximo sexenio / Foto: Especial

Esta es una oportunidad clave para renovar y reforzar el sector salud y en particular, la respuesta nacional a la epidemia del VIH y a otras infecciones de transmisión sexual (ITS).

En estos meses hemos visto una reconfiguración del poder en México, a raíz de los resultados electorales del 1 de julio. Esta es una oportunidad clave para renovar y reforzar el sector salud y en particular, la respuesta nacional a la epidemia del VIH y a otras infecciones de transmisión sexual (ITS).

No hay que olvidar que los hombres gays y otros hombres que tienen sexo con hombres (HSH), así como las mujeres trans, somos los más afectados por la epidemia. Por tanto, tenemos una serie de exigencias que están basadas en las recomendaciones internacionales y la evidencia científica más reciente que contribuirán a que haya cero nuevas transmisiones, cero muertes relacionadas con el sida y cero discriminación por el VIH al año 2030. Esto es lo que necesitamos.

Servicios de detección y tratamiento de ITS

Se necesita reforzar la detección oportuna y sin discriminación del VIH, pero también de la sífilis, gonorrea, clamidia y otras ITS en los servicios públicos de salud, ante el aumento de casos entre HSH.

Mira también: Este país latino superó a África en las cifras de personas con VIH

Acceso a vacunas para la prevención de ITS

Las vacunas para prevenir el VPH y la hepatitis B están disponibles de manera muy limitada en los sistemas púbicos de salud. Jóvenes y adultos HSH requieren un mayor acceso a todas las formas de prevención disponibles.

Condones, lubricantes y estrategias de prevención

Ante el descenso del uso del condón en los últimos años, es crucial reforzar la distribución y promoción de condones y lubricantes como la principal herramienta para la prevención del VIH e ITS, acompañados de estrategias de comunicación y promoción de la salud.

Mira también: Conoce estos 10 tipos de condones

Acceso a PrEP y PEP

La profilaxis pre y post-exposición están jugando un papel fundamental para la reducción de nuevos casos de VIH entre HSH en varias partes del mundo. El uso de tecnologías para la prevención debe garantizarse entre las poblaciones clave para la epidemia, que ya lo exigen en México.

Tratamiento de calidad y sin desabasto

A pesar de que existen medicamentos gratuitos para el VIH en los servicios públicos de salud, hay constante desabasto y también hay poca disponibilidad de pruebas de CD4 y carga viral. Urge corregir esos problemas para garantizar la salud y la vida de quienes viven con el virus.

Apoyo para la adherencia al tratamiento

Con el fin de que las personas con VIH lleguen a tener una carga viral indetectable, se requiere reforzar las acciones que permitan que haya una mejor adherencia a los antiretrovirales. Además de beneficiar a quienes viven con VIH, la indetectabilidad permitirá reducir los nuevos casos de VIH.

Mira también: Si quieres tomar la PrEP, este programa es para ti

Acciones contra el estigma y la discriminación

El estigma sigue siendo una de las principales razones por la que muchos HSH no se hacen la prueba de detección o no tienen buena adherencia al tratamiento. Son cruciales las campañas y otras acciones para eliminar la desinformación y la discriminación en todos los sectores.

Mayor apoyo a las OSC con trabajo en VIH

Las organizaciones de sociedad civil (OSC) han jugado un papel fundamental para la prevención y la detección del VIH en la comunidad gay. El apoyo financiero y técnico por parte del gobierno seguirá siendo relevante para llevar a cabo las acciones pertinentes.

Servicios de salud sin discriminación a personas LGBT+

La implementación del Protocolo de Salud LGBTTTI de la Secretaría de Salud será fundamental para que las personas con orientaciones sexuales e identidades de género diversas se acerquen más a los servicios de salud, no solo los de salud sexual sino todos a los que tienen derecho.

Al poder legislativo, exigimos mayor presupuesto

México está en posición de frenar los nuevos casos de VIH y las muertes relacionadas con el sida, siempre y cuando se hagan más y mejores inversiones en programas basados en la evidencia científica como los que se mencionan en los 9 puntos anteriores.

México se ha comprometido a nivel internacional a detener la epidemia del VIH antes del 2030, que es el año en que vencen los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU.

Con compromiso político, un presupuesto adecuado y la participación de la sociedad civil, el sector privado y la academia, lo podemos lograr.