Doctores del Hospital Johns Hopkins Medicine realizaron el primer trasplante entre personas con VIH. Nina Martínez fue la donadora. / Foto: ADN 40

La semana pasada se realizó el primer trasplante de riñón entre personas con VIH. Esto abre una esperanza para mejorar la calidad de vida de estas personas.

Doctores del Hospital Johns Hopkins Medicine de Estados Unidos realizaron el primer trasplante de riñón entre personas con VIH el pasado lunes 25 de marzo. Esta práctica se consideraba peligrosa para individuos con esta condición, pero Nina Martínez decidió donar su órgano a una persona —que permanece en el anonimato— que también vive con el virus. Los resultados de la cirugía abren una esperanza a la gente que está en lista de espera para recibir un riñón y que vive con VIH.

El trasplante de riñón

Nina Martínez, originaria de Atlanta, fue diagnosticada con VIH cuando recibió una transfusión de sangre al mes y medio de nacida. Ahora, con 36 años, decidió viajar al Hospital Johns Hopkins Medicine para donar un riñón a un solicitante que también vive con el virus. Hasta hace algunos años, dicho procedimiento se consideraba arriesgado para las personas con VIH, pues los médicos no estaban seguros de que pudieran vivir con un solo riñón.

Nina Martínez en compañía del doctor Dorry Seguev. / Foto: La Opinión

Sin embargo, un estudio dirigido por el doctor Dorry Segev demostró que los nuevos medicamentos empleados para el tratamiento del VIH son seguros para el riñón, siempre y cuando la carga viral de los interesados se mantenga indetectable. El estudio fue realizado en más de 40 000 usuarios.

¿YA LEÍSTE ESTO?
Carlos Trejo exhibe al hijo gay de Alfredo Adame

Christine Durand, otra especialista responsable de la investigación, aseguró al periódico ABC que los estudios y la cirugía ayudarán a eliminar el estigma de «muerte» que tiene el Virus de Inmunodeficiencia Humana:

Esto hace avanzar la medicina y, al mismo tiempo, derrota el estigma. Anima a la sociedad a ver el VIH de manera diferente. Cada trasplante exitoso acorta la lista de espera para todos los pacientes, sin importar su estado serológico.

El testimonio de Nina

Durante una conferencia de prensa que tuvo lugar el jueves 28 de marzo, Nina Martínez habló sobre la importancia de eliminar el estigma que hay alrededor del VIH. Además, habló sobre la importancia de promover la cultura de la donación de órganos:

Yo sabía que gozaba de buena salud. El VIH ya no era una barrera legal para la donación de órganos, y nunca consideré que fuera una barrera médica. Quiero que la gente cambie lo que cree que sabe sobre el VIH. No quiero ser la heroína de nadie. Quiero ser el ejemplo de alguien, la razón de alguien para que considere donar.

La primera vez que Nina intentó donar su riñón fue en julio de 2018. A través de redes sociales, Martínez se enteró de que una amiga —que también tenía VIH— solicitaba un donante. Desde ese momento se puso en contacto con autoridades del Hospital Johns Hopkins Medicine para someterse a una prueba para conocer si era lo suficientemente saludable para la donación. Desafortunadamente, antes de terminar el proceso su amiga falleció. Sin perder el ánimo, Nina continuó con las pruebas y, finalmente, se presentó una nueva solicitud de donación.

¿YA LEÍSTE ESTO?
¿Gays deben ir al psiquiatra? Esto dice el papa Francisco
La exitosa cirugía abre la posibilidad de mejor la calidad de vida a personas con VIH. / Foto: El Universal

Una cirugía sin precedentes

Nina Martínez se ha convertido en la primera persona viva con VIH en donar un riñón. A través de la plataforma Positively Aware, se dio a conocer que hasta 2018, las personas solicitantes de un riñón —que viven con el virus— recibían este órgano de personas que ya habían fallecido.

El doctor Segev asegura que si no se hubiera realizado el procedimiento, el receptor del riñón tendría que someterse a diálisis al menos tres veces por semana. Esto aumentaría las posibilidades de morir en menor tiempo. También afirmó que, «independientemente de si una persona vive o no con VIH, un riñón debería ser suficiente para sostener las funciones renales durante toda la vida». Finalmente, tanto Nina como el receptor del riñón deberán continuar con el tratamiento antirretroviral para el VIH.

Una esperanza más para mejorar la calidad de vida de las personas que viven con VIH. ¡Enhorabuena!

Con información de BBC, Excélsior y ABC

Tienes que leer también: